jueves, enero 04, 2007

Sexo y chocolate

Estoy como una moto. De verdad, ansiosa perdida. Llevo una semana de cachondeo permanente (esta noche sumo y sigo)y ahora me estoy atiborrando a chocolate. Dicen que es el mejor sustituto del sexo. Personalmente, creo que NADA puede sustituir al buen sexo. Por eso, podríamos decir que, como mucho, "consuela" por la ausencia de éste. Es una opinión.

De todos modos, he visto que mis dos adicciones, la coca-cola y el chocolate empastan perfectamente. El sexo sólo empasta así con confianza, química y la persona adecuada. Y no puedes tenerlo con la comodidad y ausencia de dependencia de la coca cola y el chocolate. Así que, a falta de sexo, buenas son adicciones.

Seguramente nunca he contado lo morbosa que soy. Está claro que el concepto del morbo es diferente en cada persona. Por ejemplo, considero que las fantasías más mórbidas pierden al hacerlas realidad. Una fantasía tiene elementos que la realidad convierte en burdas o, simplemente, dejan de ser atractivas. Sin embargo, me encanta jugar a todo lo que la complicidad permita.

En una conversación reciente, un amigo me comentaba que había cosas en las que se contiene en sus relaciones sexuales por "respeto". A mí me choca esta visión. Quiero decir, cuando existe la química, complicidad y confianza adecuadas, habiendo acuerdo nada puede ser sucio o despectivo. Es pública y notoria la atracción que muchos hombres tienen por ciertas actitudes de sometimiento en las mujeres durante el sexo pero que creen irrespetuosas. Tal vez se sorprenderían con la respuesta de una buena pareja sexual.

Cierto es que todos tenemos tabúes y preferencias pero, sin lugar a dudas, cuanto más se enfrenta uno a lo prohibido más fácil, satisfactorio e íntimo es el intercambio.

Sí es verdad que hay actitudes y juegos que sólo puedes o quieres practicar en relaciones especiales. Yo lo decido así. Hay cosas que haría por alguien con quien tengo algo bello y no con el sexo ocasional. No por moralidad, simplemente, hay actos que sólo practico para satisfacer a mi pareja, me gusten o no, porque quiero darle ese algo especial. Y espero lo mismo.

Aún me quedan prácticas que no he realizado a la espera de que alguien que me llene física y psíquicamente me las haga desear y sentir que quiero que él sea el primero y, a veces, hasta el único. Algo de tinte romántico y un poco estúpido pero, después de todo, no se puede ser calculadora ininterrumpidamente.

Siempre marco una gran diferencia entre hacer el amor y follar. Me encanta hacer el amor. También follar pero, claro, es diferente. No dedico el mismo tiempo a acariciar, besar, incluso mimar el cuerpo de un lío que el de alguien que me gusta de veras. Si ese sentimiento se incrementa, las sensaciones mejoran de modo extraordinario. Te sueltas, eres menos cobarde, no temes abrazar y que sea mentira. Que te digan cosas bonitas al terminar, que el abrazo posterior sea pura paz. Pero pasa poco. Cada vez soy más precavida. No tengo interés en sufrir pero he de admitir que para poder sentir hay que arriesgarse. La eterna duda.

Me encanta ser mala, poner celosas a mis rivales, que ellas me pongan celosa a mí (no encuentro un afrodisíaco mejor que una mujer tonteando con mi hombre. Me vuelve loca saber que ella se muere de ganas por un objeto de deseo que me pertenece...). Obviamente, hay un montón de cuestiones pecaminosas que me chiflan que no voy a exponer aquí _cotillas_. Pero sí tengo manifiestamente claro que enfrentarme a la visión del pecado realizando todo aquello que mi madre y la Iglesia me reprobarían por siempre jamás es lo mejor que he podido hacer por el bien de mi sexualidad.

La treintena es ciertamente una época sin igual para disfrutar del sexo entre las féminas. Sabemos lo que queremos, aceptamos nuestro cuerpo, nos gustamos más, sabemos qué queremos en la cama y fuera de ella y cómo conseguirlo. Sinceramente, creo que el peso específico de la edad es fundamental para un buen sexo y una buena vida. Cosas que han de ir estrechamente unidas para que este extraño camino por la Tierra tenga algún sentido. O alguna compensación, quién sabe.

Me he pasado la práctica totalidad de mi vida buscando defectos a mi cuerpo, a mi cara, considerando que sólo la perfección es belleza. Sigo siendo bastante purista pero dentro de mi terapia está el quererme mucho. Me gusto más ahora a pesar de que no tengo 18 años. Sé aceptar un piropo sin empezar a recordar lo feas que son mis manos o lo torpona que acostumbro a ser en la mesa. Si me dicen que soy bonita _como ha hecho un chico encantador que conocí hace poco_ respondo con la mejor de mis sonrisas y lo agradezco recordando lo fantástico que es que queden algunos, pocos, hombres galantes. Me perdono por no tener la barriga absolutamente plana que quisiera, por no ser más alta, por no tener una voz bonita y no servir para las matemáticas.

Soy chulilla, es mi manera de defenderme. Lo practico tanto que ya sólo los que me conocen bien saben que estoy bromeando. Que me valoro porque si no no hubiese salido adelante y porque está bien hacerlo. No hay nada de malo en querer lo que nos ha tocado. Ser atractiva no es un mérito, es una suerte. Pero para algo que te toca en suerte, no has de pasarte la vida castigándote por ello. Yo lo hice un montón de años. No hace falta ser una belleza (yo no lo soy) para gustarse. Eso sí, hay que cuidar muy bien el interior porque esa belleza sí es mérito propio.

Y no tiene fecha de caducidad como una piel bonita.

12 comentarios:

Patri dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, aunque difiero en lo del chocolate, debe ser que para mí es uno de los mejores placeres que hay, y es el mejor antidepresivo.

También soy adicta a la coca-cola...

Por cierto, te nombro en mi blog, espero que no te moleste.

Besotes

Un Jefe dijo...

Despues de leer tu post de hoy sólo me queda felicitarte.Comparto muchas de las ideas que tienes sobre el sexo y el amor. Felicidades, no hay nada mejor que sentirse a gusto con uno mismo. Con respecto a tu petición, no estaria bien que diera publicamente lo que me pides. No te desanimes, no te rindas a la primera, sigue intentandolo o busca soluciones al respecto. Un beso.

ninfa secreta dijo...

Gracias, Un Jefe, he tardado bastantes años pero lo he logrado!!

Pero tu blog no es público?? Bueno, lo intentaré...

Besoss

Patri, no he mirado tu blog aún (voy a ello pero sabes que no me molesta uqe me cites, es un honor).

Besoss

remington__steele dijo...

Error!! Al contrario de lo que se piensa, el chocolate no es sustituto del sexo, si no todo lo contrario... Aumente el deseo pq dicen q hace q el cerebro segregue unas feromonas q bla bla bla. Así q al loro con el choco!!
Aunque pa afrodisiaco... la caipirinha... es tomarse 2 y... ñam!!

Besotes

ninfa secreta dijo...

Las feromonas son las conocidas como las hormonas de la felicidad. No necesariamente aumenta el deseo, simplemente sube el ánimo, igual que el sexo durante el cual, también se desprenden feromonas.

Se hace la coña esa de que sustituye porque produce satisfacción y es antidepresivo... Y sabe rico!

YO creo que no hay bebidas ni comidas afrodisíacas.

Shutt dijo...

Uy, uy, uy, cuantas verdades hay aquí pero también cuantos silencios y secretos velados, jejeje, me parece muy bien, ese es el secreto del “morbo”, el no conocer, el imaginar, disfrutar de lo desconocido con alguien a tu lado que te lo da todo y a quien tu le das todo sin mas precio a pagar que el “amor mutuo”.

Disfrútalos, vívelos y sigue buscando todo aquello que te haga “ser tu misma” por que eso es lo mas valioso que poseemos. Por que yo se que “una barriguita no plana” tiene el olor del deseo, “el no ser mas alta” te hace ser mas inquieta y atrevida, el “no tener una voz bonita” te permite susurrar con pasión y dulzura, el que “no seas buena en Mates” te hace poseedora de manejar mejor el lenguaje del placer (no le busques el doble sentido) y leí que tenias “las manos feas” pero seguro que acarician como el roció de la mañana. Así que… ¿Qué mas?.

Besitos amiga loca de tierras gallegas.

Felices Reyes y que de paso te traigan tu “príncipe” como regalo.

ninfa secreta dijo...

Cómo me ha gustado, Shutt... Gracias!

Ojalá, llegue un príncipe, ojalá!!

Anónimo dijo...

a cada uno lo suyo... yo pondria "vino y sexo", pero tendrìa un sabor distinto, claro... :P

por caminos diferentes, con morbosidades-no-morbosidades diferentes lleguè a tu misma conclusion.

muy sana para vivir mejor!

Laura it*

Gas de ORKUT dijo...

NINFA... te lo dije un millon de veces y aca va una vez mas.. SOS MUY BONITA.. y leyendote se ve toda esa belleza interior que ademas tenes... comparto con vos lo del chocolate.. realmente me rompio la cabeza poder ver en letras algunos sentimientos que yo tengo pero no tengo forma de describirlos.. me alimente mucho de tu escritura.. me puse tu piel y vivi las cosas que te pasaron.. abri mi mente y mi corazon y senti las cosas que deseabas.. realmente creo que hoy creci un poco mas.... y te cuento que no me pareces para nada una mujer negativa.. por el contrario.. a mi me llevo años llegar a ser un 30% de lo que sos.. de saber llevar la vida como la llevas.. de querer encontrar lo mismo.. de que por mas que las cosas se pongan dificiles.. sacar pecho y seguir adelante.. creo que sos una gran mujer.. dichosos los galanes que pueden conocerte personalmente y sentir el aroma de tu piel o escuchar tu tono de voz.. o ver en vivo y en directo tu sonrisa o tus expresivos ojos.. y muchos mas dichosos son los que han podido probar el sabor de tus labios..
en fin..
te deseo lo mejor de lo mejor.. que puedas sacarle provecho a lo que te queda de vida.. y sabe, que sin conocerte.. sin conocernos.. tenes una persona del otro lado del charco, que aun siendo menor que vos.. le enseñaste algunas cosas.. y te ganaste su, por el momento, ciberamistad..
otra cosa.. me encanta que seas torpe y que ademas puedas reirte de eso.. es mu bueno.. te dejo ninfa..
te mando besos desde argentina..

gas.

ninfa secreta dijo...

Gracias, Gas, pero no te creas que por aquí se aprecia mucho mi cercanía. Lo que digo siempre: esto es arrojar margaritas a los cerdos.

Torpe soy un rato largo y he mejorado mucho pero, vamos, que hay cosas que no cambian nunca.

Un beso

contraosistema dijo...

Espero que leias o Potuguês. Sexo e chocolate são de facto as melhoes coisa do mundo. Mas nada substitui o sexo. Gostei muito deste post. bj

ninfa secreta dijo...

Posso ler o portugués, sim. Obrigada polas túas palabras. Para mim nada substitúe tampouco o sexo pero o chocolate segue a ser muito bom!!

Beijos