viernes, enero 23, 2009

Maruja sin vocación

Qué poco me gusta a mí el marujeo... Mi condición de madre-padre-chacha-cabezadefamilia ha hecho el milagro: la nena limpia, plancha (lo menos posible), hace 500 lavadoras, tiende coladas, hace camas, lleva y trae niños al cole, cuida y baña, cocina... De todo, menos coser (no, la nena no cose, la nena es una auténtica matada con la aguja).´

Quién me lo iba a decir a mí. Mi madre es una mujer peculiar pero cuando tiene razón, la tiene más que un santo. Y desde bien pequeña me dijo que trabajase fuera para no trabajar en casa. De hecho, a mí me gusta trabajar pero FUERA de casa y por dinero. De gratis no le acabo de coger el chiste...

Le hice caso a mi madre en esto, para variar. Desde los 17 años ya me buscaba curros de verano y, poco a poco, me fui haciendo autosuficiente. La década que me pasé en el periódico trabajaba como una esclava, 14 o 15 horas al día, doce días seguidos para "merecer" un fin de semana. No era vida pero, cuando llegaba a casa, no tenía el penoso espectáculo que me encuentro ahora a diario. Había asistenta. Qué maravilla.

La cocina es algo especial, como las camas. Cualquier trabajo que realices ahí se autodestruye casi de inmediato. Y tienes la sensación de repetir una y otra vez la misma imagen y gratificante tarea.

Ahora vuelvo a trabajar fuera y seguiré trabajando dentro. Asusta un poquillo, la verdad, porque si estoy hasta el moño ahora... Me mola no cocinar al mediodía, el colegio se ocupará de eso a un precio escandaloso pero necesario para mí. Para compensar, yo me alimentaré de bocadillos hasta que empiece a ver comisiones y creo que aún así me tocará una temporada larga. Es lo que tiene ser una mujer liberada. Un chollo.

Bueno, esto venía al cuento de que hoy ha sido una de esas jornadas de marujeo frenético. Sólo me queda una montaña _que no deja de crecer_ de ropa por planchar y bajar de una puñetera vez el árbol de Navidad desmontado al trastero (lleva un par de semanas en la puerta esperando... lo dejo ahí para que no se me olvide y luego me acostumbro a verlo en la puerta).

Las tareas de fuerza es lo que peor llevo. Un tío en estos momentos sería un chollo. Podría enrollarse y bajar también la hélice de avión que me vendieron en su día como un ventilador. Pesa tanto y me he acostumbrado tanto a verlo que, desde que me mudé, hace año y medio, no se ha movido del salón. Ni con las nevadas. Total, cualquier día llega el verano... ¿No?

También echo de menos un muchacho que sepa taladrar como es debido (me refiero a la pared, enfermos). Tengo un espejo en el suelo desde hace año y medio esperando que algún voluntario coja ese instrumento asesino (léase taladro) y lo cuelgue. Un espejo que podría ser muy erótico _por su situación_ aunque ahora mi vida erótica es inexistente y, la verdad, en este momento lo prefiero así. Calma total. Pero también puede colgar el dichoso espejo, tomar un vino y largarse. En este estadio es cuando más me gustan los tíos. Así no tengo nueva colada de sábanas cuando se van.

¿Y subir la compra? Eso sí que es tremendo. Me quedo deslomada porque, aunque tengo un carrito fashion, nunca me acuerdo de subirlo al coche. Así que me cargo como una mula mientras maldigo mi condición de mujer esmirriada.

Pues ya veis, estoy más relajada y digo tonterías. Esto es lo que yo llamo escribir por escribir, por necesidad, por gusto y para aburrir.

No sirve para nada pero entretiene.


21 comentarios:

tu dijo...

oye que yo no soy un muchachote fuertote pero a cambio de un vino te taladro lo que tú quieras (de la pared), pues no me gusta ni nada a mi taladrar... será por taladrar...

ninfasecreta dijo...

Nena, aperitivo, vino, picoteo, copa y puro.

Tú vente y taladra!!

su dijo...

jajajaj como me recuerda a mí misma y a mí rutina diaria... perooo he buscado un truco que no me salto pa no volverme loca y es NO HACER NADA EL FIN DE SEMANA, salvo lo imprescindible, y con el resto de cosas que no sé hacer, como taladrar o coser, busco a los amig@s y les invito a "merendar" o a una paella u lo que haga falta.. besitos y ánimo con el marujeo

Navegante dijo...

Al vino me apunto – aunque prefiero un café- y de paso te hago virguerías perforando lo que me pidas (aclaro también, ¡¡pared, perforando la pared!!) – Imagino que no solo querrás colgar un espejo, habrá más cosas ¿no?- lo digo porque ya que voy a Madrid, desde Las Palmas, pues que no solo sea para hacer un agujero en la pared, poner un taco y colocar un espejo por muy “erótico que sea su ubicación”.
Con lo de la compra no puedo ayudarte mucho ya que me saldría caro volar tanto a los madriles para ayudarte a subir la compra o bajar el arbolito de Navidad al trastero o quitarte un ventilador del salón que volverás a encender en Junio, así que… lo siento. Otra vez será.

Joder, como me han gustado siempre estas entradas tan tuyas, me hacen siempre reír y eso – en estos momentos- es muy de agradecer.

Besos a montones. Salu2

ninfasecreta dijo...

Su, jamía, yo creo que todas las separadas tenemos ésta estupendísima existencia. Lo malo es que yo _si llego tarde, como me temo_ creo que no podré de dejar la movida general para el finde (qué chupiiiiiiiiiiiii...).

Y no tengo amigos taladradores en Madrid. No tengo amigos varones, vamos. Bueno, sí, uno, pero tiene una vida social tan intensa que no tiene tiempo ni para tomarse un vino conmigo, imagina que lo pongo a currar...

Navegante, no sabes lo que me alegra hacerte reír, me consta que te hace falta y la risa es muy curativa. De hecho, probablemente señal de que estoy mucho mejor es el hecho de que he retomado mis posts más ligeros, destinados al entretenimiento y al desbarre.

Mira, si vienes a Madrid, lo haces ya todo de una vez, que no estamos pa perder el tiempo. Seguro que una escapadita a la capi te sentaría muy bien.

Besazos a los dos

el centollo mecánico dijo...

El otro dia nos pones a parir y hoy quiere que bajemos el arbol, la helice y que taladremos la pared para poner espejos ¡a ver si nos aclaramos! jajajaja....un saludo desde el Sur del Sur y que esa plancha te sea leve jajaja

ninfasecreta dijo...

Aaaro, centollito, para eso es para lo único que os echo de menos, jajajaaa!

Alguno bueno habrá pero seguro que está cogido...

Fran dijo...

Bueno, esta vez no salemos muy mal parados. Al menos servimos para el bricolage. Ayayay que estamos cayendo en mucho topicazo jejeje. Con tu permiso me voy que tengo ajos para cenar ;D. Si seguro que en el fondo eres un cielo. Un beso

Navegante dijo...

Se me paso ponértelo en mi comentario anterior pero nunca es tarde para dar ideas y ayudar a una dama en apuros ante un “aparatomasculinoinmanejableasecino”, el caso es que en las FERRETERIAS – si mujer, esos locales donde solo hay hombres y no hay/dan sexo gratis- se venden una especia de enganches para colgar cuadros/espejos y estanterías que no necesitan de agujeros en la pared y soportan hasta 50kg, el nombre exacto no lo recuerdo pero vamos con esta información podrás conseguirlos.

Bsossss a miles amiga bricoloca, :-D

ninfasecreta dijo...

Fran, no te tomes la vida tan en serio que si no, es un coñazo. Ya sé que hay buenos chicos pero están casados con mis amigas, jajaa!

Navegante, con ese espejo no valeee, que la pared es de pladurrr, cagontóooo.

Besiss

Crika dijo...

florero, florero...por mujer florero no me viene nada en mi nuevo entorno!!jaja
Me has hecho reír a mí también un rato ;)
A ver, organización, que digo yo que si el navegante se vine desde las Palmas y le va lo del taladro, tengo yo también en casa montooones de cosas que taladrar y en el Jardín ni te cuento, así que se organiza una buena barbacoa, se hace un tour turístico por casa de todas las separadas amigas con necesidades de bricolaje y verás como amortizas el viaje, Navegante, ;)
Biquiñosssss

ninfasecreta dijo...

Navegante, La Cibeles no la verás pero un ramillete de fermosas mozas sin marido de alquiler sí.

Y mola la barbacoa en casa de Criky!!!

magic dijo...

...vaya¡¡ no me esperaba menos de tí, ja ja ja alergica a las labores del hogar, y necesitada de mano de obra, a poder ser baratita, supongo..

Ayyy¡¡ no cambies princesa, eres increible, gracias por el ratito.

Un millón de besosssss

duende dijo...

Niña que te has expresado estupendamente, tu pide que por pedir que no quede. Que seguro que a cambio de un vinito hay más de uno que se ofrece voluntario.
Un beso

dulce6 dijo...

Ja,ja,ja....

Yo por un albariño, cuelgo espejo...

Como decian por arriba, un día somos lo peor que existe sobre y debajo de la tierra y al siguiente que se haria sin nosotros.

Creo que esos sentimientos son mutuos, ayer por la noche me iria a los montes del silencio, y hoy por la mañana uno se despierta pensando que haria sin esas criaturas, a las que tanto le gusta meterse con nosotros....

Mustafa Şenalp dijo...

Çok güzel site.:)

Navegante dijo...

Ninfa, Crika – Comenzáis a darme miedo :-D, ya me veo saliendo de la T4, taladro en mano y acompañado por -¿Cómo era eso Ninfa?- ahh, si, un “ramillete de hermosas mozas”. Joder mi sueño hecho realidad, jajaja, ¡¡que me quieran por mi taladro!!, sois de lo que no hay, jajaja, gracias por estas risas, de verdad que me hacen falta, gracias de verdad.

Si voy a Madrid, os lo prometo, a donde primero voy es a colgar ese espejo aunque sea con la gotita en el pladur y lo siguiente a meter mano al jardín de Crika que me encanta. (Todo esto léase con mucho tacto, no hay doble sentido).

Besos, mis locas preferidas.

ther dijo...

ainssss quien dijo que fuera fácil, verdad? así que cuando la perdemos los nervios, el control, el cansancio nos puede, los nervios están como están nos salen por la boca sapos y culebras del tipo de los que me salieron ayer por la boca a mí, nos cagamos en quien nos queremos cagar y despotricamos un poco, que nos es poco para todo loqe tenemos encima.

porque nadie dijo que fuera fácil verdad?

besos de una mujer positiva aunque cansada, muy cansada a veces.

ninfasecreta dijo...

Pos sí, Dulce, si no me canso de decirlo, sois unos desgraciados pero, inexplicablemente, me gustáis más que comer con los dedos... Quizá ése sea el problema, que no consigo pasarme a tortillera ni poniendo todo el empeño. Porca miseria.

Navegante, no te preocupes, que somos majetas, hombreeee, y eso de taladrar tié mucho mérito, para mí es uno de los misterios de la naturaleza...

Si Ther, jamía, de todo menos fácil (y tú estás en una etapa rejodida, nena, que yo aún me acuerdo...)

Besos de la maruja renegada

Anónimo dijo...

Será verdad eso que dicen que to los hombres tienen caja de herramienta... al igual que tienen paquete... ¿?
La verdad que no son nadie sin sus herramientas... Eso de apretar, aflojar y fijar...

Aprovéchate de ellos, ninfa, que les encanta sentirse útiles y admirados.

Un besote desde el perejil.

Helena de Troya dijo...

Pues nada Ninfa. A coger un buen libro de bricolage y a ponerte tu a ello. Eso sí, cuando practiques hazlo en una pared que vaya a ser tapada despues con un armario...que si sale mal tendrás que llamar a demás de para que te cuelguen el espejo, para arreglar el destrozo! jajaja
Yo no lo he probado nunca pero me gustaría, porque yo en casa tengo un varón para eso...pero hasta que se pone a hacerlo...hija mía el cuadro ha pasado de moda jajaja
Muchos besos y ánimo