jueves, enero 08, 2009

Amigos... ¿O no?

Esteee… Yo quería escribir sobre algo que no fuera yo, básicamente porque las cosas no van muy allá y si me aburro de mí misma, no quiero pensar lo que os pasará a vosotros.

Hace un frío que pela y estoy en plena cuenta atrás existencial. Espero un milagro (¡Qué novedad…!) y ahora tiene que ser express. Se admiten sugerencias, novenas, plegarias o promesas tipo San Cucufato. Acepto cualquier tipo de ayudita.

Ando por ahí sintiendo cositas… Me había prometido que me reforzaría la armadura pero, como señala mi ángel de la guarda, mi armadura ya no sirve para nada. Que está hecha un asquito, vamos. Y eso antes me alegraría pero ahora no. No quiero creer ni esperar nada y, de modo más o menos consciente, mi condenado cuerpo y mariposillas mandan. Y eso que en la tablilla que mandé a la hoguera puse bien claro que quería evitar que mi puñetera lujuria me ganase siempre la partida… Pero, caray, una es quien es y a estas alturas… está difícil cambiar.

Ayer conversaba con un buen amigo sobre eso, la movida de la amistad. Hace pocos días yo le decía a Criky que no quería enredarme aquí y allá porque luego se acaba la amistad, surgen las espantadas y tal y cual. Y me hizo una pregunta que me aclaró mucho más de lo que ella imagina. Me dijo: ¿Y tú para qué lo quieres? ¿Para ser tu amigo? Y, sinceramente, la respuesta es no. Ya tengo amigos y amigas suficientes. Es más, al final, se buscan novia y la que los disfruta es ella. Sí, eres la amiga superguay pero la vida continúa… y nos separa.

Así que se me clarificaron las ideas. ¿Qué apetece dejarse llevar? ¡Pues venga! Luego vendrá el rechinar de dientes pero mientras… ¡que me quiten lo bailao!
Es verdad que mi permanente stand by puede ayudar a mantenerme a salvo. Que no pongo expectativas de futuro en nada, porque no tengo futuro ni pasado. Vamos, que no tengo ni puñetera idea de planificaciones ni leches pero eso, para mí, es lo mejor.

Lo que sé es que esta temporada me gustan las tabletas de chocolate más que a un tonto un lápiz.

Y santas pascuas.

(¡Leches, he acabado hablando de mí! Maldito ombliguismo…)


11 comentarios:

tu dijo...

es que tu eres una gran inspiración literaria, mari :)

di que si, que te quiten lo bailao (espero no tener que volver a leer lo de que te pones la armadura y tal y cual...)

un besazo!

ninfasecreta dijo...

Pues para mí que sería bueno recuperarla...

En finsss

Besos guapa

manuel dijo...

Lo habia escrito en otro comentario mas abajo, pero aqui va que ni pintado:
Muere lentamente quien no viaja,
quien no lee,
quien no oye música,
quien no encuentra gracia en sí mismo.
Muere lentamente
quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.
Muere lentamente
quien se transforma en esclavo del hábito
repitiendo todos los días los mismos
trayectos,
quien no cambia de marca,
no se atreve a cambiar el color de su
vestimenta
o bien no conversa con quien no
conoce.
Muere lentamente
quien evita una pasión y su remolino
de emociones,
justamente estas que regresan el brillo
a los ojos y restauran los corazones
destrozados.
Muere lentamente
quien no gira el volante cuando esta infeliz
con su trabajo, o su amor,
quien no arriesga lo cierto ni lo incierto para ir
detrás de un sueño
quien no se permite, ni siquiera una vez en su vida,
huir de los consejos sensatos...
¡Vive hoy!
¡Arriesga hoy!
¡Hazlo hoy!
¡No te dejes morir lentamente!
¡NO TE IMPIDAS SER FELIZ!
--------------------------
Texto de Pablo Neruda.

Crika dijo...

jo, aclararte yo a ti algo con el lío mental que suelo dejar patente en mi blog..!! jajaja
A disfrutar...deja que fluuuuuya (frase de este año, que lo sepas!!)
Un beso griposo desde mi lecho

lectora anónima dijo...

Frio hace... pero tela. Todo empieza por ahí no? por la amistad, luego vamos separando y... a dejarse llevar, a vivir que son dos días y que... el chocolate esta muy bueno.
Besos.

ther dijo...

vamos a ver lorelaine, los amigos son amigos siempre, pero no veo porqué no puedes tener una relación con alguien y ser amigos poco a poco. está claro que el interés primero no es la amistad pero esta puede venir con el roce y el cariño.
cuanto más roce mejor, jijijiji.
besitos muy esperanzados. te van a llamar, que lo sepas....

Félix dijo...

Creo que el problema de todo es buscar.

¿Sabes eso de que cuando no lo buscas lo encuentras? Céntrate y verás.

ninfasecreta dijo...

Te equivocas, Félix, justo lo que rehúyo es buscar y lo que intento es no tropezarme... pero me tropiezo y eso es justo lo que mi jodida naturaleza no acaba de hacer. En materia de hombres estoy muy centrada, no te creas. Lo que pasa es que cuando alguien aparece, eres libre y te lo puedes comer (que no enamorar, no estoy hablando de eso) pues... la carne es´débil. Tú no te acuerdas porque no estás en el mercado si no, ya verías xD!!

Ther, guapi, es que yo no quiero amiguitos, ya tengo los que tengo. Si me gustan pal tema, pues pal tema, separo como si fuese un tío...

Me han llamado, reina, muchas gracias. Ahora falta que se queden conmigo... El lunes os cuento.

Besos preciosa

Javier Arquero dijo...

Los milagros no existen, sino las decisiones oportunas. Pronto te saldrá algo (trabajo y amor) y no habrá sido la suerte, sino tú misma. Estooo... ¿has probado a vender tus braguitas por ebay? es bromaaaa...

¿Has leído “El Caballero de la armadura oxidada”? Quitarse todas las capas de la armadura es un proceso de transformación que... si, ya sé lo que piensas ahora, que no te llenará la cuenta corriente... pero bien, encontrarse a uno mismo ayuda mucho a saber con quién queremos compartir nuestra vida de verdad: amigos, compis, rolletes...

Yo creo que siempre hay que tirarse a la piscina: si está llena, bien, y si está vacía, seguro que hay un colchón abajo (esos sufridos amigos, jejeje). Como bien dices, después, que te quiten lo bailao. No reprimas nunca las cosquillitas en la barriga.

Por cierto, entro aquí buscando tu ombligo, así que no me hables de otra cosa, mariposa.

Muuuak

ninfasecreta dijo...

Querido Javier, por supuesto que conservo y releo de vez en cuando Al Caballero... A esa armadura me refiero. La he tenido muy gruesa, he mejorado pero, en parte, lamento los arañazos en sus grietas. Con ella me iba bien, sentía menos pero padecía menos.

De todos modos, aunque opino como tú, vivan las cosquillitas... No me acaban de compensar los retortijones...

Gracias por los ánimos, me queda muy poco tiempo, tengo que conseguir ese trabajo, aún más importante que cualquier amor.

Me alegro de que te guste mi ombligo, jajaa! Un beso desde la nieve, andalú!!

el centollo mecánico dijo...

Yo me dejaria llevar y haber que pasa, la verdad ¡os hara libres! dijo alguien por ahi...y tu en tu interior sabes la verdadera verdad...las armaduras son para caballeros valientes,relucientes para el combate, pero aunque las lleven casi todos acaban en el mismo sitio...muertos, tarde o temprano¡captas la idea! un saludo desde el Sur del Sur