sábado, diciembre 02, 2006

Ya no me acuerdo

Ya no me acuerdo. Entre copas, humo y alcohol he escuchado la legendaria canción de Estopa. El dúo no me gusta especialmente pero esta canción es la excepción. Me recordó todo lo que he ido olvidando.

Ya no me acuerdo de aquel deseo que tan legítimo creía de ser querida. Y aún más, ya no me acuerdo de lo que sentía y/o quería sentir.

Puedo mirar atrás y revisar a todos aquellos que se han cruzado por mi vida o por mi cuerpo _en demasiados casos su escasa capacidad de percepción no les ha permitido ver más allá_ sin alegría ni tristeza. Sin desidia ni pasión. Puedo analizarles como si fuese la mera expectadora de mi existencia. Como la estudiante que soy de los sentimientos y las vivencias.

Sé que este rincón privado y público es una ventana abierta para amigos, curiosos y gente que pasó de puntillas por mi piel. Hay personas que me leen a las que no conozco y desearía conocer y otras a las que desearía no haber conocido. No por rencor, me parece un sentimiento demasiado destructivo y profundo. No he conocido a nadie en muchos años capaz de producirme tan demoledora sensación. Simplemente porque no me aportaron nada y tampoco tuvieron la inteligencia o las ganas de que yo les aportase algo. No sé por qué me siguen pero lo hacen. Tal vez el morbo, la curiosidad o ese pequeño hábito de esperarme como quien recibe una carta diaria a la que se ha acostumbrado.

Ya no me acuerdo de las mariposas en el estómago. O sí me acuerdo pero como aquel que rememora con nostalgia su inocencia perdida sabiendo que es irrecuperable y que ello es parte de su crecimiento. No me acuerdo de cómo ilusionarme de tan bien aprendida que tengo la lección. Mi luto por cualquier ilusión perdida apenas dura una semana. Es una fortuna pero es como mantener dormida la esencia más fascinante del ser humano: su capacidad de amar no sólo por instinto (porque por instinto es también por lo que se ama: la sinrazón es así).

Me gusta mi adormidera. Me gusta sentir poquito. Me trae calma, serenidad, perspectiva. No olvido que soy un volcán semiapagado que puede desatarse en cualquier momento como el Vesubio. Pero mis miles de años de lava controlada me permiten dominar la erupción. Convertir la montaña de fuego en un oasis de calma.

Por eso ya no me acuerdo de sus dedos acariciando la guitarra que era para él mi cuerpo ni de lo que sentía cuando acariciaba mi pelo. Dicen que el tiempo y el olvido son hermanos gemelos. Yo creo que lo son la experiencia y el olvido. Los intentos fallidos, los sueños fallidos, los hombres cobardes y el olvido sí que son hermanos gemelos.

Y aún cuando sé que es lo mejor, que me siento a gusto sin sentir tanto... tengo el pequeño temor de estar engañándome. De seguir siendo aquella joven sagaz y valiente dispuesta a sentirlo todo, a vivirlo todo, a arriesgarlo todo. De ahogar la esencia de un ser vital por naturaleza. Pero si algo me he grabado a fuego es la sabiduría de no amar a quien no me ama, de que no me gusten aquellos a los que no les gusto, de no dar a quien no sabe recibir. Y, aunque eso me causó dolor en algún tiempo pasado, ahora...

Ya no me acuerdo.

9 comentarios:

Raul Alberto dijo...

Sabes que te sigo hace un tiempo, pero no es por costumbre eso no…empatia sin duda…saber que alguien a un mundo de distancia siente cosas mucho muy parecidas a las mías y claro duda y sufre tal como lo hago yo…y se entristece y ríe con lo pequeño de la misma manera que yo, escribe hermoso y dice lo que piensa tal como quisiera hacer yo, y muchas veces logra construir algo que me deja plantado con una lagrima y una sensación de…cercania, tal como hoy…dan ganas de hacer algo por eso…tal vez solo decirlo sea suficiente, te leo porque me conmueves muchísimo y eso es decir bastante…gracias por escribir asi y gracias por tu blogg¡¡

ninfa secreta dijo...

Sé que tú no eres de los acostumbrados. Puedo percibir esa empatía allende los mares...

Muchas gracias por estar ahí, por tus palabras y por haberme conmovido _como tantas veces_ tú también.

Un beso

Anónimo dijo...

Te veo por dentro. Tápate que te vo todo! No sé, te has desnudado, igual estoy sensible y tocao hoy, pero te he sentido desnuda. Yo me he paseado por aki alguna que otra vez a mirar por le agujerito y me ha gustado lo que he leído. Hoy te he visto desnuda, te he hecho un TAC, veo tus órganos y entrañas... o quiero creerlo así.
Sin embargo me has hecho sentir mal, maldita. Es triste pensar que crecer y conseguir sentirse bien se base en experiencias fallidas y en la ruptura con la ilusión. La ilusión es la vida, Ninfa, o te llames como te llames, la ilusión es todo. Yo cuando la pierdo, cuando me siento sabio pero roto y con el freno echado me siento con el piloto automático y no muy vivo. Supongo no soy quién para dar lecciones pero me entristece ver que la experiencia en las relaciones mata la ilusión.

Espero tu volcán siga en activo bajo la superficie fría de experiencias. Y te acuerdes, con el tiempo. Me lo cuentas, si ves que tal.

No me ha gustado. Ha dolido.

Un saludo (siento colarme aki pero bueno, un mal comienzo no debe de estropear un bonita continuidad... y por cierto, no se me ve el plumero, listilla.)

Jesus.

Patri dijo...

Mmm... supongo que si en estos momentos te digo que más pronto que tarde volverás a sentir y te llenarás de felicidad... Lo sé, suena a típico y a tópico, pero no se me ocurre qué más decir.

Bueno sí, me gustaría poder estar cerca tuya para darte un abrazo. Es una tontería, pero suelen sanar la tristeza, o por lo menos, parte de ella.

Besotesssssss

Anónimo dijo...

:)

ninfa secreta dijo...

Jesús, sí se te ve el plumero y sí, soy una listilla xD

Si te ha dolido es que, de algún modo, te has sentido reflejado... Espero equivocarme, por tu bien!

Bss

Paty, es precioso tu abrazo virtual, lo he sentido. Pero no estoy triste, estoy serena.

No tener un amor no implica infelicidad y la adaptación al medio es una virtud, no?

Otro beso para ti, chica afortunada!!

ninfa secreta dijo...

Leticia, es la última vez que me dirijo a ti. Borra ya tu obsesión por mí de tu cabeza y déjame en paz.

Esto es mi blog, mi espacio para mis amigos y la gente que sepa leer, no el desahogo de tu enfermedad. Así que, POR FAVOR, déjanos a todos en paz.

A partir de aquí, borraré todos tus post a pesar de lo encantador que es ver cómo te pones una y otra vez en evidencia.

Y estoy segura de Jesús NO TE HA CONTADO TODO. Que te reenvíe el mail que me mandó...

LO dicho, que me dejes en paz ya, pirada

Matborr dijo...

Estás inquieta dentro de la serenidad de tus sentimientos, pienso que eso es bueno......, algo bonito te va a suceder en el laberinto del "amor"; que tengas un buen domingo-

ninfa secreta dijo...

´Quién eres anónimo que sólo sonríes???