domingo, septiembre 17, 2006

Supervivencia y pánico

Me embarga la pereza. Soy la mujer más perezosa que conozco, de verdad. En realidad, siempre digo que mi peor defecto es la impaciencia pero no, es la pereza.
A mí me pasma la gente que dice que no puede estar sin hacer nada. Yo tengo un máster en eso. Ahora tengo un montón de cosas por hacer y aquí estoy (bueno, que escriba aquí es un avance, ¿eh?). Debería descolgar el teléfono para hacer unas mil llamadas para la revista, hacer un currículum que me han pedido, leer el periódico después de comprarlo y... aquí ando, en camisón vegetando en mi sofá y estresándome sin hacer nada de nada.

Cuando empiezo a trabajar soy como una moto. Rindo mucho y soy eficaz. El tema es ponerme. Yo necesito presión. Si no tengo presión no tengo motivación, ímpetu. Vamos, que soy una vaga de la leche. Á mí me van las contrarrelojes, de corredora de fondo sería un fracaso.

Pronto empezaré a trabajar. Una parte de mí lo está deseando y la otra, la haragana que he creado en este tiempo de paro, como que está muy bien rascándola. A esto habría que añadir el pavor que me embarga.

Soy buena en mi trabajo. Lo conozco, tengo oficio, muchos años y tengo mucha capacidad de laburo. Pero, claro, tres años de inactividad siembran cierto desasosiego. Especialmente, viendo lo ilusionados que están conmigo. Que es fantástico, claro, pero... las expectativas altas son fáciles de rebajar.

Encima, voy a trabajar justamente en la única sección de un periódico en la que nunca he estado. Me angustio sólo de pensarlo. En realidad, no tengo problemas de aprendizaje ni con la responsabilidad. Supongo que el asunto está en tanto tiempo inactiva. Estoy deseando ver mi mesa, mi ordenador y, al mismo tiempo, me encuentro aterrada. Y no sé qué hacer con esta sensación.

La parte de mí de siempre dice: cuando estés en faena, todo pasará, serás buena, conoces el trabajo y es lo único que sabes hacer (bueno, alguna cosa más sabré pero que me dé de comer, sólo esta). La otra, la que me está haciendo crujir el estómago, teme defraudar, no dar la talla, no poder ofrecer ideas. Vamos, que me embarga el pánico.

Sin embargo, sí echo de menos el viejo estréss de la Redacción. El tener mucho que hacer para disfrutar mucho viendo a mis niños. El comer fuera (con tal de no cocinar, vendería mi alma al diablo...), el tener compañeros (y que sean buenos...). Volver a ser o sentirme autosuficiente. Volver a ser una profesional.

Tengo mucho miedo. Porque esta es una oportunidad que ya no esperaba. Porque parece un milagro que he conseguido yo y sólo yo. Sin ayudas, sin enchufes, sólo por mi valía cuando no yo misma creía ya en mí. Y pensar en hacerlo mal o perderla me asusta de un modo infernal.
Debería estar feliz. Supongo que lo estoy. Pero el pánico puede más.

Sin embargo, si de algo me autocalifico es de ser una auténtica superviviente. Así que, como siempre, sobreviviré.

Y algún día, Superviviré. Porque me lo merezco, porque yo lo valgo y porque ya va siendo hora.

¡He dicho!

8 comentarios:

Juan MIguel dijo...

Somos demasiado iguales (recordar, no casarse con Ninfa)
En que seccion del periodico vas a trabajar?? espero que no sea deportes (que horror!!) Animo!!

Raul Alberto dijo...

Espero que al iniciar el curro, no nos abandones en este tu blogg, pues es una delicia leerte cada que lo actualizas. De seguro que te va bien, no lo dudo, en todo caso desearte muchos éxitos en la nueva etapa que inicias…mantennos al tanto, un bico y mucha suerte…

ninfa secreta dijo...

La verdad es que imagino que no tendré mucho tiempo ni ganas de escribir. Sin embargo, como el periodismo embrutece tanto y sé de algunas personas que me leen muy lejos, intentaré no abandonarlo.

Gracias por los ánimos. Un beso, Raúl

J.M.: NOOOO! He hecho deportes y los aborrezco... Trabajaré en Local, ya os contaré cómo me va...

No puedes casarte, ya estás casado, chiflado, jajajajaj!

amiga lejana dijo...

Vamos, vamos... tu tienes el coraje y la inteligencia, cualquier cosa que te den la vas a resolver como se debe.
Eres creativa y eso solo basta.
Una vez lei algo que me sirvio para toda la vida "el miedo nos hace detenernos alli donde debemos comenzar"

beso y mucha merde!!!

ninfa secreta dijo...

Por el vamos, vamos y la "merde" me parece que eres una amiga nada lejana... Jajaaaaa!

Es curioso, nunca me he considerado una persona creativa. Lo tomo como un piropo. Y todo lo demás, claro!! Supongo que mi espíritu combativo se ocupará de todo.

Un beso, misteriosa cinematógrafa

sol_i_lluna dijo...

Local? Bueno, es la manera que teneis los periodistas de estar un poco más en contacto con la realidad y hacer periodismo de proximidad pasando un poco de las noticias de agencia y las notas de prensa ¿no?

ninfa secreta dijo...

Hombre, en secciones como Galicia, Cultura, Sanidad, Política, Sociedad y un largo etcétera se elaboran las noticias en Redacción. Y en Nacional y Internacional se está en contacto con la más cruda realidad...

Local es simplemente el área de la ciudad. Mis temores son por cuestión de contactos y conocimiento de personajillos conocidos en el ámbito de la city...

treintaytantos dijo...

Hola Ninfa, hace poco que he descubierto tu blog y me encanta!!! No dejes de escribir, por favor!!!

En cualquier caso, mucho ánimo y seguro que todo va genial: siempre somos capaces de hacer mucho más de lo que pensamos, sólo hace falta la dosis de ilusión y de presión estrictamente necesaria.

Un beso!!