martes, noviembre 11, 2008

Me desean...

Ésta es mi hora de asueto de un día extenuante, prolegómeno de otro mucho más extenuante todavía. He tenido que viajar. Yo oigo mucha música, lo hago constantemente y a la menor oportunidad. Me gusta conducir cantando a grito pelado, como otros lo harían en la ducha, porque jamás lo hago en público, me disgusta mi voz.

El caso es que, mientras conducía, sonaba una canción de Luis Miguel, que me encanta como baladista. Es un tema que, en sí mismo, no me gustaba especialmente, suelo preferir las letras más sentimentales. Soy rematadamente cursi para los temas melódicos.

Sin embargo, hoy esa canción me hizo pensar. Cuando yo estaba casada, padecí con gran dolor la durísima sensación de ser muy amada pero no deseada. Suena extraño, no voy a entrar ahora en detalles, pero ésa fue la principal rémora de mi matrimonio y la causa definitiva de su fracaso.

Sufría enormemente cuando recibía preciosos y sugerentes vestidos, exquisita ropa interior y perfumes destinados a seducir a quien me los regalaba que era, precisamente, quien no podía o no sabía desearme. Así durante muchos años, añoré desesperadamente ser y sentirme deseada. Me querían con delirio pero no percibía el deseo. Una suerte de locura incomprensible que me hacía sentir mermada como mujer, en el aspecto más físico de la palabra.

Cuando me separé, pude al fin redescubrir mi sexualidad y sensualidad. Y la paradoja del ser humano le dio la vuelta a la tortilla. Ahora me siento permanentemente deseada y, por supuesto, me encanta pero, siendo como soy una mujer rotundamente carnal, es mucho más fácil resultar y ser consciente de ser deseada que ser y sentirse amada.

Mi facilidad para vivir el sexo y la sensualidad sin temores añejos, para hablar de él con naturalidad, para desprender sensaciones me están haciendo prisionera de una imagen que no se ajusta del todo a la realidad.

Sé que sí, que me desean, como yo quería. Pero ya no me quieren, como yo deseaba. Y todo parece indicar que no se me ve más allá de mi cuerpo cuando mi cuerpo hace acto de presencia. Sólo espero que alguien me vuelva a repetir, en la intimidad, que lo más sensual de mí es mi cerebro. Curiosamente, lo dijo alguien que pudo amarme, porque podía sentirme, y decidió sólo desearme. Es más seguro.

Me siento casi exclusivamente deseada. Es tan fácil para mí hablar de deseo y transmitirlo a mi objeto del mismo que así todos podemos disimular los sentimientos, acallarlos, negarlos... Un estupendo disfraz que no es tal porque ese espíritu de la Ninfa es parte de mi esencia pero distrae, minimiza, reduce el peso del alma. Un alma de mujer también, firmemente unida a su cuerpo, pero incapaz de dividirse.

Entre tanto deseo, tanta frivolidad y tantas mariposas que se mueren con la luz del día, la Ninfa teme que su aura se pierda y luz de su magia se apague, como la de Campanilla, porque nadie crea en ella. Como dice el galán mexicano, "Si supiesen que eres mucho más que fuego, mucho más te desearían...".

Y, entretanto, como canta Luis Miguel... Me desean, claro que sí que me desean..


12 comentarios:

el centollo mecánico dijo...

Hoy poco se mira lo que hay detras del fisico, todo el mundo busca carne, desgraciadamente..pero romanticos todavia quedan, lo mejor para ti seguramente estara por llegar.Amen....un saludo desde el Sur del Sur...

magic dijo...

Campanilla vivirá siempre, como bien dicen, lo mejor estara por llegra, mientras disfruta de todas las sensaciones, de las locuras nacen las mejores corduras...dicen por aquí

Sigue Ninfa, sin miedo a ser dulce y sexy Campanilla.

Besos

Crika dijo...

¿es mejor desear a mujeres con la cabeza sin amueblar? Mejor con relleno, claro peroo a la hora del amor....¡ay, amiga! Somos muy exigentes, complicadas....no me hagas caso :P

Fran dijo...

Pues no saben lo que se pierden, unos por una cosa y otros por otra. Y yo tampoco porque no te conozco. No obstante y como dije en su día, y no pretendo hacer aqui en tu blog publicidad, soy de los que les gusta decir te quiero con ello, No sé, me llena más

contrahecho dijo...

Yo también te deseo...




una feliz semana.

Félix dijo...

Pues sí, eres rematadamente cursi.

Que no es broma, ¿eh? que me ha parecido muy cursi lo de Luis Miguel, aunque tengo que admitir que hay letras que se te clavan en el alma y es muy difícil sacarlas sin hacer daño.

Respecto a 'lo otro', perdona que te corrija, pero ¿y todo el cariño que te damos todos los días? ¿De verdad no te sientes querida? ¿Qué necesitas... promesas de amor?

Un beso de uno que te tiene mucho cariño digital.

lectora anónima dijo...

Un tal Ovidio dijo: "No se desea lo que se conoce"
Si esto es así date por querida.

Besos.

su dijo...

uy querida ninfa... es verdad que te puedes sentir deseada pero no amada, pero no entiendo que te amaran y no te hicieran sentir la más guapa, sexy, inteligente, independiente, cariñosa y todos los calificativos que se sienten hacia la persona que amas, sin contar las "mariposas" que te recorren cuando te miran, te besan o te susurran... ufff yo no entiendo amar sin desear la verdad... suerte con tu próximo amado..

ninfasecreta dijo...

No visualizo los comentarios más que a través del panel, así que perdonad todos el retraso.

Querido Félix, lo que dices es precioso pero el cariño virtual no es suficiente aunque mentiría si dijese que si algunos de vosotros, entre los que tú te encuentras, desapareciéseis, me entristecería muchísimo. Me encanta tu cariño ciberespacial pero... creo que sí, que algún día necesitaré cariño real. Y amor, por qué no??

Su, hay gente que ama y desea pero no puede canalizar ese deseo porque están enfermos... Sería largo de contar pero estoy de acuerdo contigo, yo no puedo amar sin desear.

Pues sí, queridos todos, nadie ama lo que no conoce. Y ya nadie conoce a nadie.

Besoss

Jota dijo...

Ninfa, positividad, venga, venga, arriba todo el mundo!!! Que no se diga!! Con lo guapo que está el Luis Miguel y nadie habla de la canción: romántica a más no poder...pero hortera...¡una jartá!.

Aysssss, los caminos del amor..son tan bonitos...¡y tan complicados, joeeeee!. Besos.

Liberto Brau dijo...

Me conmoviste, ninfa... es una de las confesiones más claras y directas sobre cómo se siente una mujer ante los ojos de los demás que jamás he leído. Digo ojos y quiero decir sentimientos, anhelos, miradas de amor y/o deseo... Envidio tu capacidad, en general la de las mujeres, para llegar al centro de la cuestión y expresaros con tanta precisión. Nosotros los hombres nos perdemos, merodeamos el quiz de la cuestión sin atrevernos a decir cuál es nuestro sentimiento, nuestras eternas dudas y miedos, nuestra baja autoestima... Chapeau, ninfa... Hoy aprendí un poco más de mí con tus palabras, esas que puedo leer y me conmueven y jamás podría escribir sobre mí, sobre nosotros...

Chipsoni@ dijo...

A mi esta canción me parece bonita, a excepción de lo de 'como yo te deseaba antes de que mía fueras' y lo del 'todos ve que aún todavia no deseamos', que me da mal rollito....

Bueno preciosa, que me he pasado por aqui, además de para leerte, que es un placer, para decirte que te he taggeado, ahí queda.