lunes, abril 23, 2007

Vidas "deshechas"

Hace unos días un comentario de un lector me hizo pensar. Nada nuevo, una expresión que se utiliza mucho para hablar de relaciones. Hacía referencia a mi separación como un “fracaso” y señalaba que él había “fracasado dos veces” y, por este motivo, le resultaba difícil comprometerse.

Obviamente, cuando yo hablo de compromiso en ningún caso me refiero al matrimonio (¡Vade retro!), ni siquiera al tema del denostado noviazgo sino de cuestiones más emocionales que ya he expuesto en numerosas ocasiones. El asunto es que me produce un profundo rechazo esa manía de llamarle fracaso a los matrimonios o relaciones que se acaban. Para mí, terminar una relación no es sinónimo de la palabra de marras. Consideraría un fracaso vivir al lado de alguien a quien no quiero. Tomar la decisión de dejar atrás una relación acabada es una victoria, desde mi punto de vista. Y que la relación se extinga no es otra cosa que algo natural, a lo sumo, una experiencia pero no algo que necesariamente has hecho mal y que no has sabido salvar. Simplemente, las relaciones van y vienen, funcionan o no, se aprende con ellas.

Es como la expresión de “fulanito rehízo su vida” cuando se habla de que una persona separada se ha vuelto a casar y tener hijos así como llevar una vida tradicional. Aquí es cuando yo me pregunto: ¿Qué pasa? ¿Como yo no me he vuelto a casar ni tengo pareja estable, mi vida está “deshecha”? ¿Una persona que ha vivido en pareja y decide no hacerlo es porque está destrozada, nadie la quiere y tiene que tratar de emparejarse de nuevo para “rehacer” su vida?

Honestamente, suena prehistórico. Pero está en la sociedad. Mi ex marido se pasea con su nueva pareja, un bebé de seis meses y mis dos hijos y, a los ojos del mundo, ha “rehecho” su vida. Y en los lugares que frecuentaba en mis tiempos con él y que ahora frecuenta con ella, me miran con cierto grado de conmiseración. Por supuesto, a mí me da la risa (llevo mucho tiempo riéndome de todas estas chorradas) pero la cosa no deja de estar ahí. Mi ex y su churri están en el paro, se conocieron y procrearon de un día para otro y son más raros que un perro verde. Yo estoy muy contenta, tengo un buen trabajo, los amantes que me da la gana y aún sirvo para mirar. Sin embargo, no he rehecho mi vida.

¿En qué consiste la vida, pues? ¿Nacer, crecer, reproducirse y morir? Cuando pienso estas cosas me entra complejo de planta. Si eso es todo en la vida, me alegro de que la mía esté “deshecha” porque va a ser que yo prefiero divertirme, ser libre, elegir, no depender de nadie y no llevar una vida al uso porque la rutina, las relaciones tradicionales y el matrimonio me matan.

De hecho, cada vez que hablo con alguna persona casada en la actualidad, coincide conmigo en que, ahora, no se casarían ni borrachos. Y que no volverían a hacerlo si se separasen. Hoy mismo me encontré a mi ex novio de los veintipocos en el avión otra vez. Y de esas cosas hablábamos. Todas mis ex parejas supuestamente “felizmente” casadas, dicen que no se volverían a casar ni de coña. Curioso ¿No?

Es lo que tiene la vida “hecha”. Todo tan hecho que cansa. Al menos a mí. Ya puestos, prefiero pertenecer al grupo de las "deshechas" que al de las "rehechas". Básicamente, porque pienso que con meter la pata una vez es suficiente.
Y, porque la vida la hace cada uno como le da la gana y no como dicen las revistas del corazón, la vecina del quinto o los viandantes que se cruzan con las (¿Felices? Parejas).

12 comentarios:

Lobo hechizado dijo...

Hola Ninfa! Te tengo muy abandonada pero mi vida laboral roza la desesperacion, apenas tengo tiempo de leerte una vez cada 15 dias y comentar algo es casi imposible, pero lo que has escrito hoy me parece brillante y no me puedo resistir a decirtelo.Cuando no funciona una pareja es cuando realmente tu vida no funciona y si estas bien solo, es que has rehecho tu vida.
Veo que te va bien por Madrid y me alegro.
Un beso!

Diletante dijo...

Esta vez Ninfa, y sin que sirva de precedente (tras mis habituales críticas), no puedo estar más de acuerdo contigo. No quito ni una coma, ni añado una coletilla a tu texto. En fin, otro día estaré más guerrero :-).

Saludos (hechos)

Terre Nouves dijo...

Hola guapísima, hace mucho que no te escribo...

Menudo talento el tuyo, cada día transmites más y mejor.

Otro día suelto un speech más lúcido, hoy sólo algo muy muy breve. Otro día también te escribiré un emilio.

Olvidas en tu análisis algo que pasas por alto, pero que a mí no se me escapa ni un minuto. Ya tienes una familia. Ya eres madre. Ya tienes colmado un deseo que la mayoría anhela internamente. Lo tienes tan colmado que ni tu subconsciente te avisa. En realidad eres más una viuda que una single. Piénsalo, por que muchas de tus compis y conversadoras no están en la misma situación.

Yo, jaja, ya sabes, soy otra especie de viudo. Pero de desecho industrial nada.

Ya sabes el juego de palabras de la hache, que es muda: "Entonces, si han desechado la hache han deshecho el error".

Un beso y un cariño.

ninfa secreta dijo...

Pues qué quieres que te diga, ser viuda con hijos es bastante más duro que ser soltera, vamos.

Tampoco considero que la gente que no tiene hijos tenga que "rehacer" su vida teniéndolos. Es otro topicazo. Criar hijos en soledad es duro y, a veces, triste. No es mi caso pero muchas veces ha sido y es duro. No todo el mundo ansía llenar su vida de hijos.

Por otra parte, Lobo desencantado (jajajaaa!), supongo que quieres decir que, a pesar de estar solo, has rehecho tu vida porque el estarlo tampoco es sinónimo de tener una vida mejor. Depende, como siempre, de las circunstancias y la elección.

Es más, detesto la expresión "rehecho". La vida nunca está deshecha mientras no te mueras.

Lobo hechizado dijo...

cuando digo "solo" no me refiero a soledad, porque tengo a mis hijos, mi familia, mis amigos, mi trabajo y tantas "amiguitas" que no tengo tiempo para atenderlas a todas (je je)y tiene razon alguien que escribio por ahi que nosotros hemos cumplido etapas que otros aun anhelan...

ninfa secreta dijo...

Ains, tan fantasma como siempre...

Pocho dijo...

Cada vez escribes mejor y eres más original en los asuntos que planteas. ¡A nadie se le había ocurrido que un divorciado que no quiere volver a emparejarse tenga que tener por narices deshecha su vida!

Un beso.

Tu prima dijo...

Nenita guapa: me he dado un atracón de leer, porque con lo de la mili no me puede acercar por tu rinconcito mágico en mucho tiempo. Sé que es más fácil llamar, y lo haré este mediodía, pero gracias a esta rendija que nos abres, directa a tus brillantes meninges y a tu palpitante y rojo corazoncito, me pongo en situación antes de conversar.
Ay Madrid, Madrid... siempre dije que esa ciudad (aquí, en España, creo que "La Ciudad") le daba a la gente un lustre especial. Como sigas creciendo, no habrá forma de pararte...
Ya nos contaremos.
Besos y abrazos de oso.

montse dijo...

Genial comentario ninfa, seguramente tod@s l@s deshech@s, gozamos de una vida más feliz que la mayoría de la gente "normal y ¿hecha?", ya cansa el que te miren y piensen "pobre", de pobre nada, tan feliz o infeliz (depende del momento), como cuando era alguien con la vida "hecha" como tu dices en tu post.

Bel:-) dijo...

Genial como siempre carino, me ha encantado lo de la planta. Lo malo (o lo bueno) es que algunos no vamos a llegar a meter la pata ni siquiera la primera vez.
Me siento como si fuera virgen... la virgen puta, jaja!

ch dijo...

querida amiga, comparto 100% todo lo que dices; "heche o que hai": mucha mente arcaica. bsos

terremoto_61 dijo...

Me paseo por tu blog de nuevo y te veo pletòrica, guerrera como siempre y me alegro un montòn que te vaya genial por los madriles, a ver si cuando vengas tomamos un vinito en berta, jeje .
Besitos cuìdate y sigue disfrutando de lo que te da la vida.