jueves, agosto 03, 2006

Un día de furia

Hay días (o semanas) que es mejor no levantarse de la cama. Definitivamente, no sólo la luna llena sino la vida en general saca lo peor de cuanto memo una se cruza por su vida.

Me aburren profundamente los complejos de inferioridad de algunos individuos que, cuando se sienten mal, acusan al prójimo (en este caso la prójima, oséase, yo misma) de sus propias inseguridades y, encima, te tienes que comer toda su porquería.

Me tocan la moral los mamarrachos tipo ex marido que pretenden chantajearme con el amor de mis hijos y la porca miseria de pensión que les pasa. Estoy hasta el último pelo de cerrar el pico para que no haya problemas y de que, en cuanto expongo mi criterio, me salten a la yugular.

Me alucinan los hombres-bebé, en proceso de convertirse en abuelitos, que pierden el norte y se creen que han vuelto a la adolescencia y que se van a comer el mundo sólo porque el mundo les ha dado una oportunidad fuera de lo común. Aunque he de reconocer que es verdad que ciertos hombres deben dedicarse a la conquista con fruición, especialmente cuando les queda exactamente año y medio para visitar el mercado con la posibilidad _cada día menor y de peor calidad_ de pillar cacho.

Yo no sé por qué algunos individuos se vuelven tan patéticos. ¿Qué problema hay con aprender algo de la vida y recordar que el tiempo vuela y que el sol pasa una o dos veces por la puerta?. Y,lo peor, que, cuando ha pasado, es mejor prepararse ya para los nubarrones.

Estoy podrida de que personas que me importan o deberían importarme un pito me estropeen los días. Un día, dos, los que sean. Que no les soporto. Que trato de disfrutar de lo que la vida me ofrece y, aún así, siempre aparece algún imbécil pretencioso que se toma la libertad de cuestionarme o menospreciarme.

Que me canso de esperar que mi existencia tenga la luz que se merece y que sólo me encuentre gilipollas haciendo sombra. ¡Hasta en verano, leches!

Un día de estos me levantaré en plan "Un día de furia" y me dedicaré a engullirme a todos los que a día de hoy me están amargando la vida. Los ametrallaré con su propia realidad, me los cargaré con sus miserias y destaparé la caja de los truenos para que se jodan. Aún más de lo que habitualmente lo hacen.

Como me ha dicho un amigo, los blandos, paradójicamente, suelen ser insensibles. Tan preocupados de su propio dolor o su autoestima de tres al cuarto.

Y tal vez, otro día, yo me levante y deje de fingir que no necesito muchas cosas que necesito. Que me quieran, que me den mimos, que me ofrezcan ternura. Pero, claro, eso está mal visto. Mejor una diablesa. Vende más y sirve para lo que sirve.

A mí me encanta ser una diablesa cuando hay que ser una diablesa. Y me gusta ser una mujer cuando toca ser mujer. Pero me gusta mucho más que me descubran. Que miren dentro y no vean sólo la fachada. No sé si existe esa persona _cada vez estoy más convencida de que no_ pero realmente creo que merezco ser descubierta. Sobre todo por mí misma. Por poder soltarme una sola vez en mi vida.

Pero las cosas funcionan de otra manera. Si eres atractiva, sólo eres un cuerpo por ser atractiva. Si no lo eres, no miran dentro porque no quieren ni mirar fuera. Si eres valiente, aterras a los inseguros. Si eres cobarde, no interesas por noña. Si te haces de rogar, eres una estrecha. Si disfrutas de tu cuerpo, te va la marcha... Y así hasta el infinito.

¡Dios, qué aburrimiento!

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Joder, iba a chatear contigo y me ha dado miedo...no sea que tengas la metralleta a mano...uff

santibichos

Raul Alberto dijo...

Las personas tienen el valor que tu misma les asignas, no permitas que los comentarios que te lanzan, merme en algo la paz que intentas lograr, si lo haces, habran logrado su objetivo...eres una persona maravillosa y tu lo sabes, estoy seguro que los que te conocen pueden disfrutarlo...se feliz, un besazo.

New-Moni dijo...

Ninfa:

Realmente no sé que decirte, o mejor dicho, no sé SI decirte.

Lo único que voy a decir es que me encantó este post, y hasta me parece extratado de lo más hondo de mí, en más de una situación y por sobre todo en estos últimos días.

Será, que en dos lugares tan distantes de este hermoso planeta, un mismo "espectro", nos mueve las fibras??

Un beso gigante, buen fin de semana!!

Juan Ruiz (Arc. de HIta) dijo...

En casa no tengo tu emilio, josh. Escribeme.
Pero a lo que iba. No te puedo dejar sola?? Te pierdes si no te recuerdos las reglas basicas??

Gracias por la cita. Pero deja de ametrallar gente y todo eso.

Debes de renovar tu entorno, hasta aqui de acuerdo, tienes hombres cuya sombra te es nefasta, de acuerdo.

Joder, pues limpia el solar, dejalo cuasi como un desierto y luego 'planta' especies que te sean practicas u ornamentales no los cactus que sueles plantar o los pinos con orugas que te rodean.

AH!!! y sobre todo deja de ser asaltacunas.

ninfa secreta dijo...

JM, que no asalto cunas!!! Es más, me había pasado a los mayorcitos y peor todavía...

Moni, guapa, me gustaría poder alegrarme de que nos vaya tan parecido pero creo que debería ser justo al revés. Lo que está claro es que algunas parece que olfateamos la porquería.... cachis!!

Un beso intercontinental

JOHNNY INGLE dijo...

Pues sí, hija mía:
Es que no hay salida. Es que esto es un acuario encerrado donde nada la pescadilla comiéndose la cola.
Y con el tiempo pasa lo mismo: si hace calor porque hace calor, y si hace frío porque hace frío. Todo es incomodidad. Y lo único que nos consuela es el estado de cambio permanente, la esperanza de que si hoy estamos sofocados, mañana refrescará.

El estado de tránsito es lo que interesa.
Saludos,