viernes, agosto 11, 2006

Caza con "furón"

Toca salida de "sólochicas". Esta noche dos o tres amigas y yo saldremos como lo hemos hecho en los últimos findes al más viejo estilo "tiro al pichón".
El ejercicio consiste en fase de pintarrajeo y modelito por votación popular (el pasado viernes hubo posturas encontradas con mi minifaldita y el top pero, al final, alcanzamos el consenso). Empezamos a beber en casita, que es más barato y así salimos ya festivas.

Y hemos descubierto un nuevo concepto: "El Furón" (hurón, en castellano). Esto viene al cuento de mi mejor amigo del sexo enemigo, que nos contaba que en su pandilla, años ha, había un personaje al que los demás denominaban así. La razón: el clásico pequeñajo y poco agraciado del grupo con un morro impresionante que iba por delante a los grupitos de chicas. Una vez alborotado el gallinero, todos sus amigotes acudían a la ganancia de pescadores. Y alegría para el pueblo.

Nosotras tenemos nuestra "furona". A ella no le gusta el apelativo porque ni es fea ni enana pero sí tiene ese morro que se lo pisa tan apañado. Así que se autodenomina ardilla pero es una furona, le guste o no. En nuestra única salida nos dio una clase magistral de cómo movilizar al adormilado personal masculino de Compostela. Yo había reparado en un chico muy mono, la verdad. Pero en esto soy de la antigua usanza. Espero a que vengan ellos o nada. Y tal y como están los tiempos, pues nada.

No tengo problemas en ser descarada y obvia cuando el animalito ya está depositado en mi tela pero no antes. Mi amiga es el fenómeno inverso. Total, que se larga sin previo aviso, se acerca a los dos invidentes _mientras las dos restantes esperábamos a que se nos tragase la tierra_, los besa, charla y.. ¡¡Se los trae!!

El resto ya es historia. Ya me ocupé yo de llamar la atención del que me interesaba mientras el resto hacía lo ídem con los moscones restantes. Pero es fastidiado este cambio de roles. Porque yo no me veo entrándole a los tíos por ahí (mi sentido del ridículo no podría asumir un rechazo) así que mi amiga la furona se ha convertido en un órgano vital para la salida de "sólochicas".

Es como volver a la adolescencia. Pero al revés. El chico que conocí me dijo que no se movían porque ya no hace falta. Hay que fastidiarse. Luego me dice lo que todos, que si no tengo novio es porque no quiero, que si no daré abasto y tal y cual. Lo que tú quieras, guapo, pero si mi furona no se hace cargo de la situación, hubíésemos pasado la noche en blanco ambos los dos.

Y ahora paso a la segunda fase juvenil. ¿Y si me lo encuentro? ¿Me saludará? ¿Me hago la loca? ¿Le saludo? ¿Me paro, no me paro? !Por Dios, qué dura es la vida de la mujer libre y liberal!

En fin, deseadme suerte y si no encontramos la monada del pasado viernes, que nos riamos mucho _eso seguro que sí_, que escandalicemos más y que regresemos a casa con el ego bien alto.

Y quién sabe sin con alguna presa...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Jajajaja...!...¡la furona!, tienes que presentármela por si la veo por estos lares y saber a que atenerme...jeje

Pasadlo muy bien!, y ya nos contaréis lo que cazáis.

Un bico,

Santibichos

RUFUS dijo...

"Y quién sabe sin con alguna presa..."

Esa ideología carnívora que muestras en la última frase te delata y explicaría porque de la pasividad congelada de ese chico tan mono.
Tu no das un paso adelante por el sentido del ridículo y porque tienes miedo al rechazo y esperas que él no tenga problemas de autoestima ni vergüenza torera.
Ese es el gran problema de nuestra era. Hay paridad de derechos y de obligaciones y entre el uno y la otra la casa sin barrer.
O son unos moscones o son unos muermos apalancados.
No hay justicia en la noche, ni termino medio.
Y finalmente, me hace gracia que las mujeres libres y liberales tengan problemas, precisamente, con los hombres que no toman la iniciativa (o sea, que no siguen el rol del machista clásico).

Tu amiga la ardilla-furona es la autentica mujer libre y liberal (antaño fresca).

Salut (tienes un blog muy lucido)

Anónimo dijo...

Un gran problema social ...
¿ Te das cuenta que por una indecisión de una noche te puedes quedar "sin" el amor de tu vida ?

¿ Quien sabe si era "él" ?

¿ Crees en el destino ?

Juanma ...
(la vida es muy muy muy corta)

ninfa secreta dijo...

Bueno... yo hice lo que pude. No es que crea demasiado en cosas como el amor de mi vida, la verdad. Me gustaría pero esa fe está perdida.

Creo en el destino. Quizá por eso no me gusta hacer presión. Todo vendrá si así ha de ser... Creo yo