domingo, junio 14, 2009

Alas rotas

No he tenido que decirle nada, ya se ha dado cuenta ella. Alguna vez se lo sugerí y me escuchaba con los ojos muy abiertos dentro de su jaula. Pero se escapó y olvidó que el mundo de los mortales no era para ella.

Voló alto, se dejó acariciar por el aire, por sus sentimientos, por la libertad. Cada día era más libre, tanto, que perdió el miedo aterrador a entregarse, a mostrarse, a desplegarse.

Ha regresado a su jaula. Vino sola, desmadejada, con sus preciosas alas de cristal resquebrajadas. No tuve que guardarla, entró en silencio, con los ojos llenos de nada, se encogió y dejó sus alas rotas rodeando su cuerpo, convertido en una pequeña bola de polvo mágico.

Esta mañana apareció replegada, envuelta en su crisálida en forma de burbuja. Parece que duerme pero es mentira. Se encierra en sí misma para no volver a mirar fuera. Alguien debería cuidar de las ninfas con el alma al aire para evitar que, una y otra vez, la ausencia de calor humano les desgarre las alas.

Cerré su jaula dorada y no se volvió al oír el chirriar de la cerradura. Es por su bien, lo sabe, pero no le gusta su destino.

Alguien debería proteger a las ninfas. Alguien debería respetarlas.

Duerme Ninfa. Es lo mejor para las dos.


7 comentarios:

Chipsoni@ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Chipsoni@ dijo...

Desgraciadamente la mayoría de las veces, el amor trae escondido algo de soledad e incompresión, incluso cuando es correspondido.

Como dice mecano, AMAR es el principio de la palabra amargura y como un todo hay que tomarlo... o no.

Siento mucho la hibernación en forma de crisálida de la ninfa, pero estoy segura que el día menos pensado un rayo de sol la volverá a despertar y volverá a salir, puede que más asustada que antes, pero volverá a salir.

Un beso a las dos.

Patri dijo...

Espero que la ninfa se recupere, no me gusta que esté triste y encerrada.

Besotes guapísima

Emma dijo...

Ninfasecreta, ¿va todo bien?, espero que sí, aunque tus palabras me hacen dudar.
Te dejo un abrazo y muchos cariñitos para curar esas alas rotas.

ninfasecreta dijo...

No, Emma preciosa, nada va bien.

La Ninfa ha vuelto a su jaula malherida y tiene que aprender la lección. Por eso era secreta, porque cuando se descubre, la dañan.

Muchos besos tb para ti

lectora anónima dijo...

Aunque sus alas esten rotas, no las necesita para volar, sólo para que le den impulso. Deja que sanen con ese sueño reparador y vuelvan a impulsar a tan maravillosa criatura.
Todo irá bien, ya veras.
Besos.

secretpath dijo...

lo mejor de las ninfas es que renacemos en una forma aún más bella y fuerte...