martes, octubre 21, 2008

La cruda realidad

Heme aquí, fatigada y echando de menos mi rincón no tan privado. No tengo espacio casi para nada, tengo un empleo para el que no tengo formación ni experiencia y no me dará tiempo de adquirirla satisfactoriamente. Añoro desesperadamente una oportunidad que haga que mi don sirva para algo más que para momentos de desahogo u oscura lucidez en el túnel internáutico.

Nunca me he explicado muy bien cuál es el motivo de que mi vocación y lo único para lo que tengo claro que sirvo no me sirve a mí. La gente acostumbra a decirme que soy “lista”, “muy inteligente” y que, con eso, podré hacerlo todo. Pero no es así. Es una tontería.

Una se cansa de reinventarse una y otra vez. De tratar de ser estupenda en todo porque, aunque me consta que soy estupenda en algunas cosas, también sé que soy torpe en otras. Hay labores que no me gustan o que no ejerzo como quisiera. Y no tiene nada que ver con mi coeficiente intelectual.

Tiene que ver con que soy un ser humano. Un ser humano que necesita que le den margen para adaptarse, que necesita espacio para SER y ESTAR, un ser humano que necesita no sentirse al borde del abismo una y otra vez. Un ser humano de lo más vulgar.

Y saberlo no me hace peor, ineficiente o estúpida. Me hace real.

Con todo el dolor, la fragilidad, el peligro y la maravilla que ello supone.

9 comentarios:

lectora anónima dijo...

Poca gente tiene la suerte de vivir de su vocación.
Qué mejor que ser... REAL además de cercana, sentimental y única.
Quiérete mucho.

Besos reales (no de reina jeje, de los de verdad)

PD: Me encantan los temas musicales que eliges, la letra de "la piedra redonda" llevo todo el verano con ella en mi cabeza.

tu dijo...

mujer, por lo menos tienes un empleo, y si no tienes formación ni experiencia te lo pasarás genial aprendiendo cosas nuevas...

muchas veces uno decide cuál es su vocación pero la vida nos indica continuamente que no, que no es esa... (claro que tampoco nos dice cual es, la jodía)

un besazo guapa

Clovis dijo...

Así estamos todos, perplejos de sentirnos tan humanos. Sigue cuidando tu don.

Félix dijo...

Eh, tranquilízate. No tienes que esforzarte para ser estupenda y todo se aprende, todo, aunque sea poco a poco.

Quizás no has encontrado el momento ni el lugar, y conozco esa sensación de que el momento no va a llegar nunca, por eso te mando un abrazo.

Chipsoni@ dijo...

Yo acabo de firmar mi permanencia en la empresa, siempre y cuando renuncie al año que tengo de antiguedad (lo que viene siendo 1.500€ de mierda, si dedicen echarme por la puta cara), porque la crisis tal y la crisis cual y la incertidumbre financiera que hay en todo el país y las lineas de negocio que no se termina de abrir y blablabla.

Jamia, la cosa esta chunga pa comer, imaginate pa comer de lo que te gusta....

Crika dijo...

esto con chipsonia...comer lo que te gusta no es fácil, pero además tener vocación como la tuya, tampoco. NO te sientas frustada por el trabajo que te ha tocado desempeñar temporalmente, las exigencias irreales de la gente no deben hacerte sentir menos real a tí. Nena, tú vales mucho!! no lo olvides... :*

Jota dijo...

¿Has pensado en publicar tus "memorias internautas"? Lo mismo hasta dá resultado :-). Si te sirve de consuelo, los demás tampoco es que estemos como unas castañuelas en nuestro mundo laboral, si no fuera por la máquina de café... Besitos.

ninfasecreta dijo...

Jejejee, si no soy una ilusa, yo sé que es casi imposible vivir de lo que te gusta pero sí quiero hacer bien las cosas y estar mínimamente cómoda. Y lo sé, no es fácil.

Gracias a todos. Soy una quejica.

Besss

hombreperplejo dijo...

Hola, ninfasecreta!

En primer lugar: ¡cuánto me ha costado encontrate! Has participado en la encuesta y quería agradecerte el detalle, pero no has dejado huella. Te he encontrado en otro foro, pero allí has escrito una "t" de más en tu url y no llegaba aquí ni a tiros. En fin... que ya llegué y me encuentro con tu "cruda realidad". No sabes hasta qué punto entiendo eso de tener claro para lo que sirvo y que no me sirva a mí. En este sentido te aseguro que desde que arranqué mi blog hace poco más de un año he dejado de "añorar esa oportunidad" -al menos desesperadamente- que ponga las cosas en su sitio.

Mi consejo: sigue escribiendo, y si algún día te animas a visitarme a ver si soy capaz de "engancharte" con mi estilo.

(!) Perplejos saludos