sábado, febrero 23, 2008

¿Quién...?

Dentro del espíritu dual que se debate dentro de este cuerpo, hay días en los que me da por pensar en todo eso que una esperaba cuando era más joven, más inexperta, más tierna, más crédula. Sigo pensando que mi estado natural es la soledad y no sólo por lo que a mí me gustaría sino también por lo que elijo y cómo lo elijo.

Hay una canción de Efecto Mariposa que me parece de una gran belleza por su simplicidad y las grandes pequeñas cosas que transmite. En otros tiempos yo vivía pendiente de todo eso. Era mi aspiración ser amada de ese modo cotidiano.

Llegó un tiempo en que tuve todo eso pero sin pasión, sin amor, sin apremio. Me consolaba pensando que eso era lo máximo a lo que se podía aspirar. Cuando llegó la hora de salir de la burbuja y el autoengaño decidí vivir intensamente y, en gran medida, lo logré.

Han pasado los años _unos pocos_ y, aún cuando sigo apostando por vivir al mil por mil, una se cansa de dar tumbos. De conocer personas que no te llenan, de regalar tu cuerpo a minusválidos emocionales. Es duro alcanzar la certeza de que la soledad es tu única compañera fiable.

De adolescente sufría enormemente por la soledad. No tenía una familia ni medio tradicional, nunca me había sentido querida. Todos mis afectos estaban y los busqué siempre fuera de casa. Ansiaba de tal modo que me amasen que me casé con quien lo hice porque me quería hasta el delirio y las relaciones de pareja que tuve antes de casarme se basaban en lo mismo: hombres atentos que vivían para mí. Yo nunca lograba amarles pero les quería entrañablemente por hacer aquello que mi propia familia no podía hacer por mí: darme amor.

Después de separarme busqué la pasión que aquel amante esposo era incapaz de darme y provocarme. La encontré, claro, eso es más fácil. Es muy importante la pasión en mi vida. Pasión sexual, emocional, vital. Sentirme viva es fundamental para mí.

Y aún cuando me siento muy viva, a veces me duele ser incapaz de encontrar a ése con el que compartir mis manías, mis buenos ratos, mis extrañas parrafadas y no aburrirle ni aburrirme de él.

Me duele que mi armadura funcione tan estupendamente que siga eligiendo imposibles y ser tan estúpida como para sentirme íntimamente decepcionada por haber logrado mi objetivo: enredarme en historias que no pueden ser. Así estoy a salvo, libre, independiente. Sola.

Muy de vez en cuando recuerdo a aquella adolescente que lo daba todo con tal de lograr que la quisiesen los amigos, los novios, los compañeros.

Hoy es uno de esos días en que siento que la libertad no me sirve si no la comparto. Que no me gusta tanto hacer cosas sola, salir de fiesta a ligar con mamarrachos, que detesto ver pasar los días sin que ocurra nada.

No me asusta pero me produce una amarga sensación de sabiduría estar enferma y tener que hacerlo todo sola. No esperar que me traigan una sopita o me cuiden. Había perdido la costumbre y el deseo de que me cuidasen.
Pero, al final, la realidad se impone. Allá, muy en el fondo, me entristece la falta de perspectiva, de esperanza, de ilusión por un futuro sentimental. Me lastima pensar que no me equivoco y que no hay segundas oportunidades. Que la vida es simplemente esto: un devenir de momentos a veces buenos, a veces malos, otras maravillosos, la mayoría un simple pasar.

Encima ponen El Guardaespaldas en la tele y quiero ser Whitney Houston antes de que le diera por amontonar basura. Aborrezco esas películas en que, no se sabe por qué, la chica deja pasar al hombre de su vida. O él la deja pasar a ella.

Mientras, como en la canción de Efecto Mariposa, continúo preguntándome…

¿Quién…?

9 comentarios:

Solitaire dijo...

Hola:

La entrada me recuerda mi canción favorita: With or without you. I can't live...

Es un asunto complicado; en buena parte de nuestras vidas, el asunto. Para discutirlo por partes, que diría Jack (bueno, él no discutía :)

Saludos.

Chipsoni dijo...

Hay una española y mas antigua (que yo creo que los U2 se copietearon, jejeje), que dice, ni contigo ni sin ti, tienen mis males remedio.

Y es que el amor, cuando se pone esquivo y cabrón, es una puta mierda.

SexTypeThing dijo...

Creo que el asunto esta en dejar de buscar... porque nos ponemos complicados y pedimos imposibles... queremos que el minimo detalle sea perfecto e impecable... cuando bien sabemos (y supongo que tu lo sabes muy bien) el amor es completamente imperfecto...
so, vive tu vida! disfruta! no esperes al amor de tu vida, llegara cuando menos te lo esperes... creo que asi funciona el amor...

besos

Ninfasecreta dijo...

Es curioso que la interpretación que hacéis algunos sea que estoy buscando... es mucho más complejo que eso. Soy más escurridiza que una pastilla de jabón.

De hecho, mi problema es que busco relaciones imposibles casi de modo consciente... para eso, para que sean imposibles.

No busco, no busco en absoluto. Para eso hay que tener fe. Y yo no la tengo.

Soni, querida, tú sí que me entiendes....

SexTypeThing dijo...

Sera que nosotros lo interpretamos desde el punto de vista masculino...
A que le llamas relacion imposible???

Ninfasecreta dijo...

Es aquella relación en la que yo sé, desde el principio, que no hay la menor posibilidad de que vaya adelante. Antes lo hacía sin darme cuenta, ahora sigo acercándome a aquellos que no tienen nada que ofrecerme porque sé que así no hay posibilidad de establecer una relación real. Por mucho que nos gustemos.

Incomprensible, lo sé. Una suerte de arma defensiva para permanecer sola... No sé desactivarla.

A ello hay que unir la pobre impresión que el género masculino me ofrece en materia sentimental...

Félix dijo...

A diferencia de ti, yo disfruté de la soledad en mi adolescencia. Estar solo me encantaba. Leía, veía películas, encontré un mundo ideal.

En cuanto a lo demás, tienes derecho a sentirte defradudada (y además me apasiona que lo digas porque eso te hace humana, y queda ya tan pocos seres humanos en nuestras ciudades...) por pequeños fracasos emocionales.

Pero necesitar que te quieran es una enfermedad. Incurable.

Muchos besos.

Ninfasecreta dijo...

Pues se me tiene que curar, Félix, se me tiene que curar...

O al menos, permanecer sedada.

Me apasiona que me leas.

Más besos para ti, admirado escritor

SexTypeThing dijo...

Esta interesante tu concepto de relaciones imposibles... almenos tu tienes una ventaja muy grande, sabes ver que es una relacion imposible... yo entraba a ellas pensando que eras posibles, y siempre me he equivocado...

Creo que estas un paso mas alla