miércoles, octubre 18, 2006

La cara y la cruz

Es jornada de autocompasión. Me siento triste, cansada, minusvalorada en todas las esferas de mi vida. Y eso es lo peor para una persona que lucha sola. Que cuando baja la guardia no tiene modo de defenderse.

Me han hecho la peor oferta laboral de mi vida (y mira que he trabajado yo en precario...). Como me ha dicho mi ángel de la guarda, puesto que lucho 360 días al año, hoy es uno de los cinco en que me puedo permitir dejar caer los brazos. Y los tengo caídos. Como el ánimo, como las fuerzas, como la autoestima.

Tendré que rechazar trabajar en lo mío porque quieren una profesional competente, formada, que haga las veces de redactora jefe, se coma los marrones, trabaje ocho horas al día y cobre menos que una chacha. Ayer estaba en estado de shock. Hoy estoy hasta los cojones. Diré que no cuando necesito trabajar desesperadamente porque perdería dinero mientras tengo a mis hijos en el comedor escolar comiendo frío. Diré que no porque ya no veo más salidas. Porque soy madre de familia _según ellos un aliciente_ y como tal tengo responsabilidades. Y un sueldo que no cubre un alquiler no está hecho para quien ha de sacar adelante una familia en soledad.

Se me acaba la fe, se me acaban las ganas. La vida se hace tortuosamente larga y desagradecida. ¡Tanto que me gusta a mí vivir y lo poquito que me dejan! Así son las cosas.

Lamento profundamente no servir para nada más que para escribir. Lamento profundamente no haber sido capaz de crear la familia que soñé y no haber nacido en una de verdad. Lamento profundamente tener que seguir luchando con fuerzas o sin ellas y no poder meterme en cama a pasar del mundo. Pero hasta para deprimirse hay que poder. Yo no puedo. Tengo dos ángeles pequeños que me preguntan si nos vamos a volver pobres (esas estupideces que les dice su padre) y no me queda más opción que asegurarles que mami les dará todo lo que necesitan sin tener la menor idea de cómo.

Hoy me llamó un amigo para decir que mi público me reclama. Por eso, con una contractura de caballo en el brazo y la espalda que me mata de dolor, los ánimos por los suelos y haciendo un ejercicio de victimismo impropio de mí, aquí estoy. Que no se diga que no soy profesional.

Tengo un sabor agridulce en la boca. Por un lado, ayer me hicieron el regalo más hermoso de mi vida (y no estoy exagerando). Por el otro, la empresa privada intenta hoy tomarme el pelo a su más viejo estilo.

Recibí de manos de alguien que me hace la vida más agradable de lo que merezco una joya única. Al menos para mí. Tanto por lo de única como por lo de joya. Enmarcado y primorosamente encuadernado a mano, con papel de lujo y letras doradas tengo en mi casa _cito literalmente_ "Cordura para locos. Tomo I".

Jámás creí ver mis letras en un libro de verdad. Y no sabía la emoción que puede causar. Es curioso que alguien te haga un homenaje así cuando estás, una vez más, en lo más hondo. Se lo enseñé a mis hijos, para que vean que mami sabe hacer algo. Aunque no les dé de comer.

Muchas gracias Manuel. Te lo agradezco de corazón. Siento mucho que sea en un día como hoy y con el corazón roto. No os preocupéis. Me reconstruiré. No por valentía, ni por fe, ni por necesidad siquiera. Porque no tengo elección.

Ésa es mi cara y mi cruz.

9 comentarios:

Chipsoni@ dijo...

Cariño, me alegro muchisimo del regalo que te han hecho y me decepciona aun mas que un monton de imbeciles no hayan sabido valorar tu estilo, tu profesionalidad y tu gran capacidad... pero eso no durará, saldrás adelante como buena madre, mujer y amiga peleona que eres y la buena suerte te sonrreirá, porque la buena suerte se trabaja, la crea uno mismo (como dice Alex Rovira en su cuento 'La buena suerte') y tu eres peleona y muy trabajadora.

Un besote, me encanta leerte de nuevo.

¡Ánimo!

luissi dijo...

Yo no creo tanto en esas cosas, pero tu si ¿no? Citas a Richard Bach diciendo algo asi como (bueno, gracias al google y a Maria Pilar, exactamente asi como)
"Todos los seres, todos los acontecimientos de tu vida, están ahí porque tú los has convocado. De tí depende lo que resuelvas hacer con ellos"

Pues un ser que ha sido convocado (y feliz de que lo hicieras) te dice que confies en ti
Te dice que ya sabe el secreto de escribas tan bien, y es que por dentro eres mejor aún (en todas las acepciones en lo que lo eres escribiendo)

No serás una santa (¿quien las quiere?), pero si una de las maravillas de la vida de quien te conoce.
Afortunados los que te dejan desenvolverte en sus vidas, porque de ellos será un trozo de felicidad intermitente hasta el fin de sus dias, "made in Reyes", solo para gourmets ... y gente con corazón

santibichos dijo...

La verdad que la vida con familia por si misma es dura. Si encima estás sóla, pues mucho más. Pero lo que es deplorable es la explotación laboral a la que estamos sometidos por culpa del puto desempleo y la falta de escrúpulos de los empresarios, todos ellos responsables del desequilibrio del precio de las cosas y los sueldos desde la entrada del puto euro. Puta mierda!

Sólo te conozco por lo que escribes en este blog, no conozco tu trayectoria profesional, pero creo sinceramente que seguro que encontrarás "tu sitio" en algún medio de comunicación donde poder continuar escribiendo de una forma tan sincera, fresca y personal.

No sé que decirte más para intentar consolarte, quizá lo estropee más si sigo así, pero estas líneas me salen del corazón...

Ánimo!

Un bico

Patri dijo...

Desgraciadamente he visto lo mismo que te ha pasado a ti con la persona que más quiero. Da la sensación que ofrecen trabajo a los que no necesitan el dinero para vivir. Es una de las realidades más crudas de este momento.

No te lamentes. Tienes talento, eres luchadora y eres una madraza. Dos hijos maravillosos son la razón de tu sonrisa, tu lucha y tu vida. Y si a eso le añades unos amigos espléndidos que te aprecian y te tienen cariño (algunos sin conocerte), las razones para el lamento desaparecen.

¿Recuerdas lo que escribí no hace mucho? Pues eso, por otros motivos me sentía como tú, y esta es otra ocasión en la que hay que respirar y seguir.

¡Ánimo Ninfa!

Besotes

ninfa secreta dijo...

Como veis, no estoy en mi mejor momento.

Sólo daros las gracias de corazón porque, aunque las palabras (que fueron mi alimento en otro tiempo) no valgan dinero, si mantienen con vida una parte, al menos, del corazón.

Un beso a todos

Anónimo dijo...

Preciosa Reina:

Alguien debería hacer que en lavozdegalicia.es o en elmundo.es o en thetimes.com (qué coño, en el mejor medio digital del planeta, directamente) te pagaran por tener un enlace a tu blog.

Mil besos, toda mi admiración por tus letras, simpatía por tanta vida que se te echa encima, pasión por tu forma de sentir.

treintaytantos dijo...

Ninfa, anímate, las rachas malas pasan y ésta pasará. Es fácil de decir y difícil de creer, pero no pierdas la fe. Es posible que tengas que renunciar (de momento) a trabajar en lo que te gusta, pero si sigues luchando algún día llegará la recompensa.

Eres valiente y vales un montón, así que sólo tienes derecho al pataleo por un día.

Muchos, muchos besos!!

ninfa secreta dijo...

Sólo hay una persona que me llame Reina... y no postea como anónimo. Gracias de nuevo, treintaytantos y anónimo (quién eres?? Eres de SAntiago, me tienes en ascuas...)

Un beso a todos y de nuevo gracias por tanta solidaridad

asignaturapendiente dijo...

no estes triste. tus tertuli@s , tienen que verte fuerte y alegre , como realmente lo eres. te voy a enviqar un msn.