martes, mayo 19, 2009

El halcón en llamas

Estos días el cuerpo dicta las normas. La razón se aparta, se doblega, se somete, rendida ante el poder de la materia.

Estos días el cuerpo es consciente de su poder siempre y en todo lugar. Se insinúa, descarado, travieso, a todo el que le mira. Y lo miran mucho. Estos días está empeñado en seducir, en reclamar atención y todos se giran a su paso. Estos días manda, supura, huele, suda y abruma hasta a su dueña.

Estos días se toma la revancha de los dias de abandono, de soledad, de deseo solitario y se hace fuerte, domina y ansía ser dominado. Estos días el cuerpo busca dueño, busca necesidad, busca rincones ocultos, lugares prohibidos, reclama que lo corrompan. Estos días el cuerpo vibra solo, ignora a su propietaria, sólo desea desear, desea que lo toquen, que lo acaricien, que lo maltraten. Desea ser el dueño de la razón de todo el que se le acerque.

Y no hay palabras para describir cómo tiembla incluso cuando nadie lo ve. Cómo su hambre la convierte a ella en su instrumento. Son senos que se estremecen con un roce, que disfrutan del dolor con un mordisco. Son nalgas que reclaman su castigo. Es boca hecha para dar goce y recibirlo, que muerde y besa. Es lengua que acaricia y paladea. Es manos suaves, manos que pellizcan, manos que abrazan, manos que arañan, manos que intentan rebelarse para ser doblegadas. El fuego lo consume y, paradoja permanente, busca otro fuego para que lo apague. Es un volcán, una víctima perfecta.

Estos días el cuerpo es de él. Es un pecador.

Como ella.

10 comentarios:

Fran dijo...

Que bonito este articulo. A mi cuerpo le pasa algo parecido pero como yo soy gilìpollas o timido, que viene a ser lo mismo, le corto to´l rollo al pobre. Un beso, timido, pero beso al fín.

Navegante dijo...

Qué bonita forma de describir la vida, el sentido y el sentimiento de sentirse vivo... simplemente precioso Ninfa, más... por favor más entradas como esta.

Salu2 y Bsossss

La fotógrafa... dijo...

Pues estamos en sintonía mi estimada Ninfa! Pero yo no había podido describirlo tan bien como tú.

tu dijo...

ÓLE! muy bonito, sí señora!

ninfasecreta dijo...

Gracias a vosotros por disfrutar también con las travesuas del cuerpo pecador...

Besos mil

angelos dijo...

Este es para imprimirlo, recortarlo y llevarlo en la cartera para llegado el caso releerlo y repetirte: "Tranqu8ilo Angel, que por mucho que digan -o te digan- que no a ellas les pasa lo mismo..."

lectora anónima dijo...

¡Espectacular!
El título de la entrada me ha recordado la película del obispo hechicero.
¿El dueño del cuerpo del halcón, será… el lobo?
¡Que se deshaga el hechizo y a pecarrrrrrrrr!
Besos, escritora.

ninfasecreta dijo...

Y sí, Angelos, rompiendo tópicos; a nosotras nos pasa lo mismo, al menos, a alguna... ;)

Besos

Emma dijo...

Ninfa, pero qué..... no sé!! jajajaja.... es precioso, vibrante.... estremecedor....
Besitos guapa. Feliz finde ;)

ninfasecreta dijo...

Muy lista, querida lectora anónima... hay reminiscencias de esa lady Halcón...

Gracias por tu expresividad, Emma, jajajaa! De vez en cuando tengo que darle rienda suelta a mi lado oscuro...

Besos a las dos