viernes, junio 17, 2011

Prendida en una red que no me atrapa

Cómo me aburre internet. Sí, ya sé que es una paradoja que lo diga aquí, precidsamente en un blog que se publica en la red. Pero es así. Reconozco el valor de las redes sociales como elemente unificador y de difusión de información y, puesto que es para lo que sirvo, me encantaría estar en ellas trabajando pero he de admitir que, como ocio, las encuentro soporíferas. Alguna excepción, algún amigo o amiga especial que no puedo ver habitualmente me sacan de mi sopor pero... poco más.

Aprecio mucho encontrar información sobre cualquier cosa en los buscadores. No tanto que ésta sea tan sesgada y que no sepas a qué carta quedarte demasiadas veces. O que entres para leer opiniones sobre algún tema y salgas tan confundido con todas las chorradas y diferentes versiones con y sin fundamento que acabas más perdido que un pulpo en un garaje.

Me gusta porque me permite conocer gente pero se cuentan con los dedos de la mano aquéllos que he conocido por este medio que valen la pena. Valga también reconocer que tampoco valen gran cosa la mayoría de los seres que me he ido encontrando por la vida por la vía tradicional. Y que estoy poco receptiva, ciertamente, a casi cualquier nueva influencia exterior. Me ahogo en casa y apenas salgo.

Busco trabajo y me deprimo. Infojobs se repite como el ajo y es agotador intelectual y moralmente buscar. Es útil, seguro, pero yo nunca encuentro nada útil por esos lares. Será que no estoy en racha.

Nunca he sido amante de navegar por navegar. De hecho, en los comienzos era muy mala. Ahora me gusta pero siempre con un propósito. Estar ahí, buceando para nada, no es lo mío. Es como pasear, no me gusta, no soporto andar sin destino. Y cuando llego no me apetece seguir andando, busco una cafetería. Debería haber algo parecido en la red. Mira, acabo de tener una idea brillante, debería patentarla.

Me gusta leer pero me agota la pantalla aunque adoro poder crear posts acompañados de música, algo que no se puede hacer en el papel. Internet ha revolucionado mi vida para bien, está a mi lado en largas jornadas de soledad y me permite llegar con mis letras a lugares y personas jamás soñados. La amo tanto como la odio por permitirme ser escritora sin serlo del todo y por no ser capaz de magnetizarme como parece que a la mayoría. No soy lo bastante friky y no lo digo con desprecio. Con tanto tiempo libre, más me valdría serlo. Quizá mi vocación es serlo profesionalmente. Estoy acostumbrada a usar el ordenador por dinero...

En fin, espero no haberos aburrido yo...

O que si quiera se me haya entendido.

2 comentarios:

benny dijo...

pues creo que es buena idea lo la cafeteria!!! si se te entiende creo que a muchos nos pasa lo mismo!!

Dama dijo...

¡Hola Ninfa-secreta!
Comentarte que alguien me ha indicado tu enlace, a causa de leer algunos blogs que tengo en una página bastante aburridilla. Darte la enhorabuena porque ya en esta lectura me siento muy cercana en cuestión de pensamiento referente a la red, a veces tan cansina y de la cual tampoco puedo prescindir del todo.
Sólo creo haber conocido a un par de personas de las muchas que he conocido que valgan la pena, ya no sé de ellas, de las demás, sobre todo del último que conocí, de momento prefiero no hablar.
Haré dos cosas; una leer poco a poco tus escritos y volver a crear el que eliminé por celos de este último sujeto, tenía cosas muy buenas escritas.
Un beso Ninfa, me alegro de que haya personas como tú.
Muakssssss
Mel :-)