domingo, octubre 11, 2009

Fuera de lugar

Estoy en "casa". Se supone que uno aquí está rodeado de los suyos, con apoyos cerca cuando las cosas se ponen feas, arropada ante la adversidad.

Desde el pasado miércoles estoy viviendo una de las semanas más tristes de mi vida. y salvo la excepción de I., que está ahí siempre, preocupándose hasta el exceso, llorando conmigo y buscándome hasta quehaceres, no he visto a nadie.

Me supuesta mejor amiga no ha encontrado un hueco en su atareada existencia marujil para sentarse conmigo un rato y ponerme una mano en el hombro. Al resto ni le he contado nada ¿Para qué?

Es cierto que nadie va a solucionar mis problemas por mí pero una mano amiga se extraña, máxime cuando estás empezando una vida que no te gusta, en un lugar que no te gusta, sola, como a ti no te gusta, y sin perspectivas ni ilusión alguna.

Estoy lo que se dice vulgarmente jodida. Lo peor es que no tengo ni motivos, ni ganas ni apoyos para dejar de estarlo. No veo luz ni la quiero ver. No quiero consejos a granel, con tópicos a granel.

Nadie parece entender que el dolor es dolor y, cuando está en su apogeo, lo que ha de venir te importa un bledo. Si, como yo, eres una experta en devenires adversos, menos todavía.

Cuando estás sangrando necesitas cuidados, una venda, un poco de antiséptico si acaso. No escuchar una y otra vez que dentro de unos meses no tendrás heridas, no te dolerá, que tu herida no es para tanto. Cuando un niño se lastima no lo consuelas´repitiéndole una y otra vez que, cuando sea mayor, la pupa no le dolerá, que su pupa la han tenido muchos, que no llore que no es para tanto, que hay pupas peores...

Conmigo no ha hablado casi nadie, unos porque están muy ocupados y otros porque ni saben ni preguntan si estoy mal. Tienen sus vidas, repito, unas vidas antagónicas a la mía, alejados ya de mis problemáticas y mis huecos. Echo de menos a mis amigos de Madrid, estaba más arropada allí, ya veis.

Se han ido al garete muchas ilusiones en unos días, muchas esperanzas, muchos proyectos. Ahora tengo que creerme que todo lo que puedo tener es esta gris existencia, en esta gris ciudad, con este ánimo gris.

Es curioso, no importa dónde esté. Estoy sola, allá donde fuere.

Y no me gusta

10 comentarios:

lectora anónima dijo...

¡¡¡JODER!!! y perdóname... pero hacia que no venia y la última vez que lo hice se respiraba otro aire por aquí.
Es cierto que las palabras no curan, y menos las que yo te pueda decir que a fin de cuentas soy sólo una lectora y encima anónima, pero me gustaría... no sé... de verdad... te mando un beso.

ninfasecreta dijo...

Gracias, bonita, un beso está muy bien.

En realidad, éste es casi el aire natural de este blog. Esta ventisca permanente...

Otro beso para ti

La fotógrafa... dijo...

Qué un aire washingtoniano vaya desde aquí y roce tu mejilla, y te permita respirar profundo un segundo y al impulso hecha pá lante. Te mando un abrazo enorme!!!

ninfasecreta dijo...

Gracias, paloma viajera, es triste que reciba más besos en la distancia que en mi propia casa...

Besos para ti

Fran dijo...

Pues yo pocos ánimos te puedo dar, basicamente porque parece que lo que dices lo hubiera escrito yo (aunque a tí se te da mejor, las cosas como son) que también estoy en una ciudad gris, llena de gente gris y, como dices, con tiempo justo para sus vidas, a mi modo de ver, monótonas y rutinarias. Lo jodido es que a veces incluso envidio esa seudofelicidad que se les ve y que a mi no me sirve. Me decía una amiga hace poco que ser distinto (ella decía "especial" pero no lo pongo por modestia) es muy jodido en estos tiempos de autómatas. Quedate con eso, que eres especial, aunque probablemente no te ayude un pijo, lo sé. Un beso.

Emma dijo...

¿Y una escapadita a Madrid, no es posible?
El gris quizá se tornaría un poquito más claro, no sé, digo yo...

María dijo...

En ocasiones, nuestras vidas parecen agujeros por los que se escapan las cosas. Algunas terminan antes de que hayan empezado y duele. No hay betadine que cure estas heridas, sólo el tiempo...es un tópico, es una putada, pero es así, lo sé por experiencia. Una mano amiga es una garantía para olvidar, para beber, para reír. aférrate a la vida y cuenta hasta con los desconocidos. Un beso!

Chipsoni@ dijo...

Sólo te puedo decir lo que ya te he dicho: te entiendo, te entiendo mucho, es normal como te sientes y que el luto lo tienes que pasar y no hay nada que nadi te pueda decir o hacer que te lo haga mas fácil, aunque con apoyo y ternura quizas no te resultaría tan dificil como si además le sumas la sensación de soledad.

Yo es que cuando me he sentido asi la he buscado, pero tambien es verdad que buscada no es desagradable.

Besos desde el sur y que sepas que la invitación sigue en pie.

angelos dijo...

Creo que nada de lo que pudiera decir te haría sentir mejor. Asi que tan solo te mando un abrazo, sin palabras, sin discursos, eso si, con todo mi cariño....

ninfasecreta dijo...

Gracias a todos, he recibido más apoyo aquí que en mi propio entorno. Pero, bueno, en los malos momentos se conoce a los "amigos"...

Besos