miércoles, agosto 26, 2009

El Valiente

Lo había cumplido. Se quedó en silencio, replegada en sí misma, con sus pequeñas alas doradas envolviéndo su frágil silueta a modo de insignificante manto protector.

Ha pasado su propio vía crucis inmóvil en su jaula de oro, sin mirar atrás pero tampoco adelante, convencida ya de que nada podía ni debía sacarla de ahí. No sentía ni quería sentir, no valía la pena. Nadie valía esa pena.

Lista ya para guardar definitivamente su polvo de hadas en la caja de la magia desaprovechada, la interrumpió un ruido. Leve al principio, en la distancia, la sacó de su voluntario ostracismo el golpeteo en el cerrojo de su celda. No quería mirar, no era el momento, no era el lugar, no debía permitir que el polvo de hadas se levantase y se desperdigase de nuevo en el sueño equivocado.

Pero el insistente chirriar del cerrojo ganó la partida. Comenzó poco a poco y no pudo evitar acercarse. La curiosidad de la Ninfa, su gusto natural por las sorpresas, le impidió seguir durmiendo. Aún así, sólo escuchaba, no podía ver.

De pronto, los barrotes crujieron y el golpeteo inicial tomó la fuerza y la furia de un huracán. Nadie había osado nunca acercarse a su prisión, nadie había sabido cómo hacerlo. Se estremeció de inquietud y emoción.

Y entonces le vio, dando patadas a la puerta, no con rabia sino con firmeza, con la decisión del que SABE, del que QUIERE, del que LUCHA. La sorpresa la hizo dar un paso en falso... y entonces él también la descubrió. Levantó la vista y la bañó con sus ojos azules, con su fuerza interior, con su seguridad, con su certeza, con su capacidad de amar, de no arredrarse ante nada, de mirarla con deseo y con admiración pero, cosa ya increíble, sin temor.

Temblaba mi náyade de alegría y de miedo a un tiempo. Ella pensaba que no existía, lo había visto mil veces. Llevaba toda una vida esperándole y buscándole en caras equivocadas, en corazones secos, en almas mezquinas y cobardes. No podía apartar la vista de la inmensidad que había tras aquellas pupilas.

Él dijo algo y ella no escuchó, no entendió, sólo sintió. Le tendió la mano y, en ese mismo instante, los barrotes crujieron de nuevo con un ruido atronador. La mazmorra se vino abajo y ellos ni siquiera se dieron cuenta, sumergidos uno en el perfume del otro.

Se fundieron en un abrazo inmenso, desde siempre esperado, largo y cálido. Por fin, se materializó el sueño: era ÉL, el Valiente y no necesitaba ninguna fortaleza más que sus brazos.

Estaban en Casa. Y no había mazmorras, ni distancias ni dudas capaces de separarlos porque, después de toda una densa vida buscándose, se habían encontrado.

Y ahora están completos.

Bienvenido al paraíso, Valiente.


9 comentarios:

Félix dijo...

¿Reinventándote en náyade?

Sé por experiencia que cuesta poner los pies en un suelo nuevo (aunque sea el tuyo, el de siempre) y echar a andar con aplomo, pero hay que hacerlo. Al final te alegrarás y supongo que escribirás otro cuento...

Estaremos aquí para leerlo.

tu dijo...

Felicidades!

Navegante dijo...

Sin mas, sin verlo venir y como todo lo mejor de esta vida que llega en silencio, ocurre sin verlo, sin oírlo pero sintiéndolo en cada celulilla... Me alegro de que Ninfa vuele libre nuevamente.

Felicidades y a vivir que ya te toca.

Bsosss

Crika dijo...

¡¡¡¡¡mirá que es valiente!!!! doy fe de ello...y qué voz más bonita tiene....;) jijiji
Me alegro por tí, Ninfa querida, me alegro muuuuuuuuucho.
Besotes mil

ninfasecreta dijo...

Gracias en nombre de mi Ninfa resucitada que ha encontrado, al final y cuando había tirado ya la toalla, al Valiente, su razón de ser y Hacedor de la magia...

Ahora, sólo a luchar por mantenerle a mi lado.

ninfasecreta dijo...

Sí, Criky, es muy muy valiente y valioso. Y tiene una voz preciosa, es verdad :)

angelos dijo...

¡¡ Quien nos iba a decir que con la vuelta a sus brumosas tierras iba a salir el sol para nuestra ninfa favorita!!

(Para que luego digan que Galicia no es una tierra de paradojas....)

ninfasecreta dijo...

Ay, Angelos, la paradoja es completa!!! Ya hablaremos...

Bss

Chipsoni@ dijo...

Disfrutalo a tope, te lo mereces con creces!!!