lunes, marzo 30, 2009

Tecnología versus aburrimiento

Mi disco duro ha muerto. Como consecuencia de su paso a mejor vida estoy sin ordenador, como no podía ser de otro modo, tampoco tengo drivers de programas (ya decía mi abuela que el que anda de casa en casa nunca tiene nada...) y he perdido las fotos más recientes que tenía. Las mías no importan demasiado pero las de los pequeños roedores... En fin.

Lo peor es que no puedo usar mi portátil y he descubierto lo horripilante que es la programación y la capacidad de aburrimiento que puedo llegar a desarrollar. Llega la noche -que es cuando más me apetece escribir- y no tengo el cacharro. Tengo ganas de hablar con algún adulto y estoy incomunicada. Pues sí que estamos fastidiados con la tecnología. No me había dado ni cuenta.

Sin embargo, si se pone uno a pensar... Yo recuerdo perfectamente cuando los universitarios no teníamos, no digo ya internet -que no existía-, ordenador personal. Ni móviles. Si te perdías, estabas jodido. O si te daban plantón. Incluso en la etapa universitaria, los estudiantes no tenían teléfono fijo en sus casas y los locutorios estaban desbordados de chicos y chicas que llamaban a sus padres y a sus churris.

Es un adelanto el chisme portátil ése en este aspecto. Ahora, la nenita de mamá puede estar pecaminando a gusto con el de turno, coger el teléfono y asegurarle a su querida progenitora que está estudiando y la respiración entrecortada se debe a su ansiedad por el examen.

También es útil cuando te cansas de hablar con alguien. Dices que se corta, lo alejas y gritas: "¡Te pierdo, oyeee, te pierdo...". Y cuelgas.

Cuando no tienes valor para llamar al que te mola o para decirle que le odias, escribes un sms -qué cosa más apañada- y lo envías al espacio sideral. Si no te contesta es duro pero ya sabes de qué va la fiesta. Y así el tipo sabe que existes y que tienes muchos ovarios... por escrito. Hasta foticos puedes mandar, para que sepa lo que se pierde.

Bloqueada estoy hasta para buscar curro. Y entonces, de pronto, regresa el invierno y ya es lo que faltaba. Tengo frío y me da pereza salir a comprar un nuevo disco duro, me pongo en modo cocoon y cada día estoy más apalancada. No leo blogs porque sólo entro en la red a través del pc de mi compañera y no es cuestión de tirarme la tarde metida en su cuarto.

La verdad es que no sabía que podía echar tanto de menos a mi portátil. El hardware de las narices palmó cuando yo llevaba el ordenador con sumo cuidado para que no se dañase y, con mi proverbial torpeza, me tropecé con el cable y se cayó en plancha. Al menos arranca pero no me contesta, no me llama... Ni una palabra.

Para algo del género masculino que tenía que me era fiel, aceptaba mis pajaradas literarias sin protestar, lo tomo y lo dejo cuando quiero sin chistar y me hace compañía, va y se queda amnésico. Pensándolo bien, eso es muy masculino...

En fin, a ver si mañana me quito las telarañas, consigo el HD y pongo en marcha a mi pequeño robot incondicional.

Profunda que está una hoy.

12 comentarios:

duendecillo dijo...

Es y debe ser plan que estes todo el rato que quieras metida en mi habitación!!!! que hace mucho tiempo que no mes lees nada!! Mañana nos quitamos las telarañas de cuajo y nos vamos a hacer el transplante a tu querido portatil.... Y PUNTO

tu dijo...

eso! eso! a transplantar! a transplantar!

Pepe dijo...

¿Te vas a quitar las telarañas con un robot incondicional, muy masculino, y estás muy profunda?
Fua!

duendecillo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
ninfasecreta dijo...

Jejejeee, Duendecillo, no olvides que yo también soy muy respetuosa y me gusta dar espacio... Pero eres un amor. Gracias.

Pepe, es muy masculino que se vuelva amnésico y no me responda, jajaaa! De hombres estoy cansaíta y cuando necesito desentelarañarme nunca me ha faltado con quién... al menos por ahora.

Posì, Tú, a ver si hoy encuentro el puto HD

BEsss

lectora anónima dijo...

Qué tiempos aquellos de la Letera 80 y el tipex de papelillo para borrar errores, sí que es un adelanto el chisme que con dar a una tecla borras lo que se te antoje.
Dale duro al disco duro y transplanta
que aunque te lo rechace de primeras, es muy tonto y al final se arregla todo desenchufando y volviendo a enchufar ;)
Besos.

Fran dijo...

Haciendo el simil con los sexos alguien con mala leche podría decir que también es muy femenino tener algo que funciona bien y cargarselo, pero no seré yo quien lo diga por supuesto jejeje

ninfasecreta dijo...

Puede ser que con los cacharros mecánicos tengas razón pero con las relaciones los destroyers sois vosotros... Jejeee!

Crika dijo...

yo hace tiempo que tengo asumido que sin tecnología no soy persona. Hoy me dejé el móvil en casa y pensé ¡bah! a ver si aguanto toda la mañana sin él (usé otro de la oficina...jiji). Con el portátil es aún peor: desde que duermo sola hay muchas noches que me acuesto con él ;) jejejeje, es que me da calorcito, no ronca y me sirve para comunicarme con el mundo blogero y real :D
Un besote reina

ther dijo...

ains ains ains, llevaba dias desconectada de algunos blogs y veo que tu fortuna no ha cambiado aún. tiene que cambiar, piensa en positivo, eres una gran mujer, una luchadora, lo sabes.

así que pa´fuera telarañas, a por ello, ponte las pilas y de volver pa casa nada de nada, allí no pintas nada, este es tu sitio y tienes que luchar por conseguirlo.

a ver si nos vemos nenita, que hay que recargar pilas y un buen sopapo verbal hace milagros.

besazos de san viernes.

ninfasecreta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ninfasecreta dijo...

Ther, guapa, muchas gracias por los ánimos. Sabes que tengo ganas de hablar contigo pero, como estabas en un momento delicado, preferí posponerlo.

No sé, jamía, tal vez mi destino, por mucho que me empeñe no esté aquí... La suerte nunca ha sido mi aliada.

Tengo peques hasta el miércoles, podiamos organizar algo las tres para ellos y nosotras ;)

Por cierto, invítame a tu blog, si quieres, claro, no puedo acceder...

Bessss