lunes, abril 21, 2008

Maldita primavera

Me paso por aquí presa de los efluvios primaverales. Creo que ya os he contado lo rematadamente mal que llevo esto de la estación de las alergias, las flores y las dichosas lluvias. Para más inri, abril me saca de quicio.

Se puede decir que estoy histénica perdida. Sí habéis leído bien: histénica. Este palabro es un híbrido inventado por mí (si fuese una escritora famosa se llamaría “licencia literaria” pero como no soy nadie… pues eso, un palabro) entre asténica e histérica, porque ése es exactamente el desastroso efecto que causa en mí el cambio estacional de las narices. Asténica porque se me baja la moral sin motivo aparente, porque me cuesta Dios y ayuda hacer lo que sea, porque estoy cansada. Histérica porque esta astenia me pone de mal humor, estoy borde y tristona. Una maravilla, vamos.

Lo único bueno de esto es que también le pasa a todas las mujeres que conozco. Así que la “histenia” solidaria me recuerda que no estoy totalmente chalada y que es hasta normal que esté que trino porque sí. Ando mirando el calendario, día a día, esperando que este lluvioso, feo y frío abril se acabe y se cumpla el refrán del “marzo ventoso y abril lluvioso, hacen un mayo florido y hermoso”. Pues a ver si es verdad. Me muero por ir de terraceo, ponerme vestiditos monos y no ir disfrazada de monja invernal más tiempo.

El domingo conversaba con dos protagonistas de un post de hace ya casi un añito sobre el malestar que, supuestamente, nos produce abril a casi todas. No sabemos si será que viene el buen tiempo, que la sangre se altera y sigues, un año más, sin encontrar a nadie que te haga palpitar el corazón como Dios –o el demonio, mejor aún- manda. Tiene una ganas de reinventarse, de pasar páginas en blanco y llenarlas de colores. Pero el gris sigue mandando.

Se acerca el puente de mayo y sigo sin saber qué hacer con él. Todo indica que iré a mis brumosas tierras porque, ya que no hay avión ni tren ni maldito transporte público que me lleve, pasaré por el aro y me subiré al coche. Un amigo compartirá el viaje y el atasco conmigo y eso siempre lo hace más llevadero. Una parte de mí sabe que debo ir porque aquí cuatro días con todo el mundo fuera me convierten en una pseudo-psicópata presa del síndrome de diógenes. Lo malo es que la basura no la amontono por la casa, la amontono en mi estómago. Me siento delante del televisor y me forro de pistachos, de gominolas, de pipas, de cortezas de cerdo, de guarrerías varias… Y las como sin ganas, compulsivamente. Me levanto sólo para ducharme, irme a la cama y buscar más coca-cola. Apasionante, vamos.

Tengo un punto de personalidad compulsiva. Yo creo que es por eso que la capricornio cabal que vive en mí (que si dejo a mi lado piscis hacer lo que le dé la gana estamos perdidos…) no fuma _lo haría como una carretera, estoy segura_, no toma café _para cafeína, la coca-cola de mis amores_ y no hace alguna cosa más que hace todo el mundo que ahora no me acuerdo. Sí, ya sé que estáis pensando en el sexo, guarros… También sería compulsiva, si pudiese, pero ahora mismo no tengo a ninguno fijo para compulsar. Y me he hartado de aventuras con paralíticos emocionales.

Así que, galaicos, parece que este mayo va a haber Ninfa para aburrir por las tierras de penumbra _dos puentes, dos_. A ver si me cunde, soy buena y no caigo en ninguna tentación de esas tan nocivas para mi salud mental y tan estupendas para mi cuerpo.

En fin, qué os voy a decir, si yo acabo de llegar y aún me tengo que inventar...

12 comentarios:

Solitaire dijo...

Hola:

Pues no sé qué decir. Debo de estar asténico. ¿Y cómo es que solo das con "paralíticos emocionales"? A mí me pasa lo contrario: solo encuentro "movedizas emocionales"? Claro que también es posible que veamos venir a todos los demás de frente y gritemos: "¡Estúpidos, vais en sentido contrario!".

Saludos.

Ninfasecreta dijo...

Jejejeje! Así es la vida, todos perdidos y a contracorriente...

Besos

Tu primita dijo...

Me di de bruces el otro día con un tango genial, y un título que vale un mundo:" Solo, fané y descangallado". Me llamó la atención el último adjetivo. Pensé que sería una especie de herencia gallega incrustada en el lunfardo pero hete aquí que, para mi sorpresa, está perfectamente reconocido por la Real Academia de la Lengua. Y es así como he acabado por encontrar, también, la llave de una expresión que, cada vez, me retrata mejor. Desde que me la he echado encima me siento mucho más realizada. Ya tengo una definición propia, y se me ajusta como un guante.

Así es que me estoy convirtiendo en una "misántropa descangallada". Nada de asténica, ni histérica, ni huraña, ni antipática. Y creo firmemente que tú también, primita, bañas tu blanca piel en el tibio caldo de la misantropía. Sólo en una persona adulta, que no actúa unicamente por instintos y sentimientos, sino también por experiencia y reflexión, cabe la misantropía. En realidad, precisamente por experiencia y reflexión, cualquier occidental que pase de los treinta debería enterrar la presunción de inocencia social sobre sus vecinos, colegas y familiares para condenarlos directamente y lanzarse en brazos de la misantropía.

¡Dónde va a parar! Ser misántropo es una marca mucho más excelsa para el humano que las cualidades de ser huraño, insociable o arisco, ya que el misántropo incorpora (sí o sí) un cierto aire de humor tétrico.Y, a ser posible, debería fumar tabaco, pero esa ya es una definición mucho más estética que ideológica, y al cutis le sienta horrible... Lo que ocurre es que a todo el mundo le encanta House, ese gran misántropo, pero luego no quiere saber nada de la misantropía de sus congéneres de carne y hueso, y los tilda de bordes o de snobs.

Hay otro misántropo que, durante siglos, fue más famoso que House, pero que no sale en la tele. Ateniense, de nombre Timón, odiaba tanto a sus conciudadanos que tan sólo acudió una vez a la asamblea y fue para decirles, más o menos: -"Hay en el patio de mi casa una higuera donde, por algún motivo que desconozco, a la gente le gusta ir a ahorcarse. Está enferma y dentro de dos días tendré que cortarla, así que les pido a todos aquellos que quieran suicidarse que lo hagan lo antes posible".

Tú, mi moderna Timón, pareces haber desarrollado un imán para "colgados" y suicidas emocionales. Y tú también, mi moderna Timón, acabarás teniendo que decirles/decirnos: -" Amigos, familiares, gorrones, castrati... queridos todos: voy a cortar el lazo emotivo que me une a todos los que apretáis mi cuello desde tiempo inmemorial así que, los que tengáis intención de venir a dejar en mi jardín con vuestros complejos/cobardías/indecisiones varias haced el favor de buscar otra higuera, que aquí se ha acabado la fiesta".

Cultivar durante tantos años el vicio de la lectura, tu educación de señorita católica y ese orientalismo galopante que se ha filtrado en tu interior van a acabar contigo, mi estimada y deliciosa misántropa descangallada.

No sé si se nota en el tono, pero aquí sigue lloviendo. No es por el agua, es por las rutinas fastidiosas que la acompañan.

ch dijo...

Ánimo, abril está acabando.Te propongo, querida ninfa, para el puente dl día 1,si hace bueno, un fin de semana "de aventura", si hace buen tiempo; eso sí, con familia incluída. Si hace malo, copeteo, q para eso es la Ascensíón en Santiago. De cualquier modo, espero q podams vernos. Un besote

Ninfasecreta dijo...

Querida primita :)

A ti habría que matarte por no escribir. Tú, que aseguras que yo tengo talento para escribir, deberías aplicarte el cuento puesto que lo haces con una erudición y claridad que para mí quisiera yo... Ya se sabe, las nuevas generaciones vienen mejorando la raza!!

Tienes mucho de razón en que me estoy convirtiéndome en una misántropa y no tengo duda de que, al menos esta temporada, estoy descangallada (¿No será un préstamo incluido ya en la lengua como morriña...?).

Mi imán para los suicidas emocionales es, sin duda alguna, una verdad indiscutible y que me tienen podrida, también. Tu conocimiento de tu prima loca te hace entender muy bien el "conceto" (ahí, con buen acento de nuestra tierra) de despedir de mi jardín a todos los cobardes, acomplejados e indecisos. He cambiado el chip y no te imaginas de qué modo... te lo haré saber en el puente en que espero verte -no me falles-. En cuanto a familiares, sabes que sólo considero como tales a los que yo he elegido y a esos, entre los que te incluyo, los quiero pegados y colgados, si hace falta, de mi cuello para los restos.

Sí que un punto de cinismo e incredulidad se ha hecho grande en mi corazón pero, al igual que House, son muchas las traiciones y los motivos. Lucho, sin embargo, para que la lectura, la terrible educación de señorita católica y el orientalismo que se pierde entre todo este maremagnun no acaben conmigo.

Aunque estoy cansada. Mucho.

Un beso enorme

Ninfasecreta dijo...

Querida CH:

Así que es el puente de la ascensión también... toma casualidad. La aventura _fuera del ámbito sexual, jajaaja_ se me da regular y los peques van con papi. A mí me toca librar...

A unas copas ya sabes que nunca digo que no, ahí te espero.

Biquiños mil

Félix dijo...

No sabía que tuvieras un lado piscis, yo tengo el frente y lo de atrás, vamos, todo, y la primavera se me da como los pajariiiillos que al campo salir quisieran, jajaja

Siento que te vaya tan mal las alergias. Viene una época de salir a dar paseos y a disfrutar de la vida. ¿Que la sangre se te altera? Pues sal, chica, que lo sufran los demás, que para eso están.

Un beso y un clínex

Luissi dijo...

querida primita:
(si, si, yo también te quiero, aunque seas la primita de otro, irremediablemente no puedo ni quiero evitar querer a quien tan bien habla y escribe)

plas, plas, plas, plas (sonoro aplauso)

y aunque no fume, le queda muy bien el cigarro, por algo será

¡Biquiños!

Ficticio dijo...

Jeje

Pau Llanes dijo...

¿Y no viene usted por el Mediterráneo, por las islas?... saludos... pau

María dijo...

Hola, Ninfa querida:
Yo también estoy igual de hecha polvo. Aquí en el norte no ha hecho más que llover, y estoy más mustia que un sauce llorón.
Muchos ánimos y un beso gordo.

Ninfasecreta dijo...

Qué grata sorpresa, María!! No sabía que frecuentabas estos lares... Aquí en Madrid llueve en abril, antes no me puedo quejar. No me quiero imaginar la que estará cayendo por ahí arriba.

No estés hecha polvo (qué fácil es decirlo, verdad?). Confiemos en que la culpa sea de la primavera y nuestra mejor cara salga en cuanto nos dé un poco el sol...

Pau, lástima que la invitación no fuese antes... Barajamos Mallorca pero no nos fiábamos del tiempo...


Félix, será tiempo de salir a pasear pero cuando deje de llover, nooo??

Tengo un marcadísimo ascendente en piscis y, por no dejarlo fluir, sufro como una cabra capricorniana loca... Cómo me gustan los piscis, pardiez!

Besos a todos