jueves, abril 24, 2008

Flores que no se marchitan

Hoy me han hecho varios regalos. Me los ha hecho un lector, como no podía ser de otro modo (nadie me da más satisfacciones que vosotros, aparte de mis pequeños roedores). Me ha regalado algunas cosas que tienen un valor incalculable.

Ayer fue el día de Sant Jordi. Es costumbre en Catalunya regalar una flor a las damas y un libro a los caballeros (me disgusta que a nosotras no nos regalen el libro pero, en fin, las tradiciones antiguas es lo que tienen…). Él optó por regalar lectura a sus amigos/as pero en vez de un libro, ha querido compartir mi enlace y, por lo tanto, mis humildes letras con ellos. He de reconocer que mi ego se ha visto colmado por tan inesperado piropo y favor. Que alguien considere que lo que yo escribo puede ser un regalo para alguien es, sin duda, el mejor presente para mí.

Charlábamos y le comentaba que mi blog pasa momentos oscuros por cuanto mi particular “histenia” lo está convirtiendo en una réplica de los cuadros de la etapa más negra de la famosa Quinta del Sordo. Por eso, últimamente he reducido las actualizaciones. No me gusta transmitir un tono negativo. Tengo mis momentos, como todo el mundo, pero no creo que yo sea una mujer triste ni amargada. Y como me ha dado por ponerme tontita, mi blog parece una tragedia permanente. Pues no, ésa no soy yo. Y la Ninfa ni os cuento… Está escandalizada con lo que estoy haciendo con su espacio privado.

Pero hoy luce el sol en el Madrid de los Austrias, donde Ninfa y M. gustan de sentarse en un banco y tomar el contaminado y encantador aire de la capital. Y cuando sale Lorenzo, Ninfa revive, se anima, se dispersa, se despereza, libres sus alas de la lluvia que las retiene pegadas al suelo. El Madrid de los Austrias tiene un aroma del que es propietario en exclusiva un noble vasallo de la dama más escondida. Imposible no intuirle entre las sombras, los ruidos, el silencio…

Le daba vueltas Ninfa a dar pasos atrás en algún aspecto de su vida pero M. le dijo algo que la hizo sentir bien: “No lo hagas. Estás tranquila, estás “histénica”, pero eres una “histénica” graciosa, divertida, como es tu natural. Cuando estabas atrás eras otra, abatida, apagada, gris”. Y, después de meses, reparé en que tenía razón. En que estoy empezando a reírme de mí misma como en mis mejores tiempos, que vuelvo a provocar las risas en la cocina con todas las estupideces que digo y que tengo ganas de empezar a renacer por enésima vez.

Mi amable lector me regaló también una frase. Se la pedí prestada porque es muy gratificante. Dijo estar “enganchado al universo de la Ninfa”. Qué bonito. Le confié que pensaba que si mi vida sentimental fuese la mitad de exitosa que mi blog sería inmensamente feliz, partiendo siempre de que la felicidad es un rayo de luz para observar de vez en cuando, un soplo de aire con olor a mar que hay que aspirar profundamente para seguir caminando en nuestra inexorable cotidianeidad.

Este universo paralelo es, a día de hoy, uno de los mejores regalos que me ha dado la vida. Hago de mi don un goce personal y tengo la suerte de que otros lo comparten. De hecho, he reconocido _al fin_ que mi verdadera vocación está en las letras. Lo malo es que no creo que haya forma de hacer que me permitan vivir de ellas pero, al menos, el ciberespacio me da la satisfacción de sacar fuera demonios, de acercarme a gentes que están a miles de kilómetros de mí y de ser yo y Ninfa, dos personasn distintas y una sola mujer verdadera.

Ahora, en mi evolución, tendremos que descubrir _juntos, vosotros y nosotras_ quién se lleva el gato al agua. El ser terrenal o el ser intangible, libre y lúdico que es la esencia de la Ninfa.

En cualquier caso… Un peligro.

12 comentarios:

Félix dijo...

Comparto ese don de las flores de revivir cuando sale el sol.

Viene una época buena, no lo dudes. Sólo tienes que ponerte al sol un ratito cada día. Ah, y regarte de ver en cuando.

Besos

Luissi dijo...

De veras ... "De hecho, he reconocido _al fin_ que mi verdadera vocación está en las letras" ... de veraS???

Pues abre otro blog, de ficción, métete en otra piel, distinta a la piel de Ninfa, y relata!
Detente un poco a decidir quién quieres ser y prueba. Nadie tiene nada que perder

Tu es posible que no ganes mucho, nosotros bastante más, pero ¡ES LO TUYO!

Solitaire dijo...

Hola:

A mí también me disgusta que no me regalen rosas, aunque sean virtuales (estas tampoco se secan por mucho que les de el sol, virtual).

Por mi parte, te propongo la lectura (mejor si no es la primera) de Anna Karenina, una mujer bella y fuerte como te presumo a ti.

En cuanto a lo de llevarse la "gata" al agua (la de carne y pelo, por supuesto), parece ser que está difícil, según tus propias palabras. Aunque, claro, una rosa no sería tal si no pudiera costarte unas gotas de sangre.

Besos virtuales.

Pau Llanes dijo...

Disfruto de tus palabras desde cuando aun era invierno... Qué milagro son las palabras, florecen y fructifican en el invernadero de tu blog... Cuídalas, por favor, sigue regalándolas... Gracias... pau

Ninfasecreta dijo...

Gracias a ti, Pau. Las regáis vosotros con vuestra lectura y comentarios. Un beso

Sol dijo...

yo creo que no hay terrenal ni virtual, es sólo uno pero se expresa de diferentes formas. Para mí que te conozco físicamente tanto me da llamarte ninfa que por tu nombre real, eres la misma... mari :-P

besos mil

Ninfasecreta dijo...

Yo creo que hay dos facetas diferentes en una misma persona. Sin embargo, querida Sol, sí es verdad que hay contadas personas
que es lo mismo como me llamen y, si me apuras, prefiero que me llamen Ninfa. Entre esas pocas te encuentras tú. Por eso, aunqeu no te vea mucho o hablemos poco, estás en el corazón de la ninfa, que es intemporal.

Un beso

angelos dijo...

La mujer y la Ninfa. La guerrera y el escudo -y espada en ocasiones-
¿Que seria de la una sin la otra?. O mejor dicho, ¿que seria de nosotros sin las dos.....?

Me alegra leer que hayas reconocido que tu vocacion son las letras. El reconocimiento -y la ilusion- es el primer paso. Es solo un paso, pero quizas sea el mas importante.

Besos Angel

angelos dijo...

La mujer y la Ninfa. La guerrera y el escudo -y espada en ocasiones-
¿Que seria de la una sin la otra?. O mejor dicho, ¿que seria de nosotros sin las dos.....?

Me alegra leer que hayas reconocido que tu vocacion son las letras. El reconocimiento -y la ilusion- es el primer paso. Es solo un paso, pero quizas sea el mas importante.

Besos Angel

hidden_angel dijo...

Creo que la histenia ya se nos va pasando a tod@s y que después del puente todo se verá de otra manera. Sobre todo, después de que te hayas mejorado de la anestesia, tanto de la de hoy como de la invernal.
El sol nos revive a todos y el del tiempo dice que lucirá. Una pena que te vayas a tus tierras donde lo mismo hace su habitual meteorología, pero ir a casa siempre es bueno para recobrar energía.
Luego no habrá quien te pare en la cocina :P
Besinos

Luissi dijo...

Por estas tierras habrá nubes grises y débiles, insuficientes para mojarnos debidamente y espero que cobardes como para huir del sol una vez se despierte
Al atardecer, alvariños y algún que otro rioja o ribera del duero, acompañados de tapas varias le darán un toque de luz a las oscuras noches.
Y las piedras, inamovibles e intemporales, pendientes de recibir sólidamente a los suyos, para recordarles de quién son hijos

Ninfasecreta dijo...

No en vano son piedras gallegas, antiguas y resistentes que esperan siempre pacientes, siempre silenciosas a que sus hijos las devuelvan a la vida con sus recuerdos, sus caricias y sus reencuentros.

Las oscuras noches no lo son tanto acompañadas del oro líquido de los albariños que no pueden hacer sombra al fulgor de la presencia de los verdaderos amigos.