jueves, junio 06, 2013

Desilusiones

Creía que lo había dejado.

Esta frase encierra muchas cosas. Creía que había dejado el blog. Creía que había dejado de meter la pata, de seguir atrayendo personas tóxicas a mi vida, que había aprendido la lección y que tenía ya una buena capa impermeable para miedos, fantasmas y cobardes.

Y ya veis. Me han instado a que volviese. A escribir, se entiende. No tenía ganas ni tiempo ni interés ni necesidad. Quizá la profunda desilusión vital que siento en este momento me ha devuelto a este rincón de desahogo natural. Mi trabajo no me llena. No gano casi nada ni tengo perspectivas de que mejore. Aumenta el trabajo pero mi calidad de vida, no. Lo poco que gano lo invierto en fisioterapia para una espalda agotada de cargar con preocupaciones, cuentas que no salen, tristezas viejas que repiten y ordenadores que me destrozan las verticales.

Había mejorado mucho mi actitud en general. Bueno, la he mejorado pero estoy de bajón. Supongo que por eso vengo aquí a soltar un poco de bilis para sanear mi alma. He aprendido mucho en estos meses. Me quiero más, he dejado tirado casi todo lo viejo (incluido "amigos" o compañeros de viaje tóxicos), he integrado algunas luces nuevas, trato de ser más positiva (me cuesta, no es tarea sencilla reprogramarse, especialmente cuando las cosas siguen saliendo al revés y continúo sin encontrarles sentido). Sin embargo, me falta mucho para ser ni siquiera la mitad de lo que debería, no digo ya lo que quisiera.

A veces me pregunto por qué algunas personas no asumimos que estamos destinados a ser unos solitarios. Y otras por qué siempre nos tropezamos con inseguros que no quieren sanar pero no tienen empacho en seguir causando daños colaterales al resto con sus miedos, su falta de valor para luchar. Está bien que uno quiera morirse de pena o ser una víctima de sí mismo el resto de su vida pero, ¡coño! ¿no podríais quedaros en casa o meteros en un convento donde no jodáis a los que sí estamos dispuestos a seguir adelante?

No sé cuál es mi camino. Hay momentos en que quisiera abandonarlo todo y salir a buscar lo que realmente me llene. No me gusta trabajar encerrada en casa para no lograr casi nada. Detesto convertir mi hogar en mi cárcel. Echo horrorosamente de menos la vida que dejé atrás en otra ciudad. La soledad sigue siendo mi demoledora compañera porque cuando intento paliarla, sólo atraigo seres oscuros, inseguros que me hacen sentir peor que antes de llegar.

Dicen los que creen en esas cosas que atraes lo que eres. Si es así, está claro que no soy digna de ser amada o no lo creo. O soy muy cobarde. O me asusta el compromiso. O soy un hombre. Porque, francamente, eso es lo que me encuentro.

El asunto es que mi vida global me disgusta en este momento. No tengo salud, tampoco tengo dinero, ése que dicen que no da la felicidad... y, desde luego, no tengo amor. Con respecto a esto último, francamente, apuesto por lobotomizarme porque he estado más de dos años sin sentir y cuando estaba de lo más tranquila, cómo no, ha aparecido el vampiro emocional de turno que llega, toma lo que necesita y, cuando le viene bien, echa tierra sobre el asunto. Y toda mi energía al carallo.

Espero que se me pase pronto y recupere fuerza. Lo de la ilusión de vivir por vivir nunca ha sido lo mío, siempre he necesitado estímulos. Temo ser una ingrata, en verdad, pero así soy yo. Y lo de los futuros posibles de color de rosa no me pega. A quién vamos a engañar.

No sé si quedará algún masoquista por ahí que lea esto...










9 comentarios:

La Orquídea dijo...

Preciosa Ninfa, hoy no voy a darte ánimos ni a decirte que esto pasará, que al final saldrá todo bien. Sabes que ese tipo de consuelo bobalicón de telefilm de tarde de siesta me horroriza. Hoy voy a darte la razón. Pues sí, es un asco. Hay momentos, días, semanas, que este mundo da por el saco. Y leerte así me entristece.

Ya falta muy poco para que vengas y te demos un abrazo como si fuéramos osos pardos. Y para que nos lo pasemos bien, qué narices. Un respiro alegre en un sitio nuevo esperando que lo conozcas. Tengo muchísimas ganas.

Estamos cerca, Nena. Aguántame ahí que no queda nada.

Un montón de besos indiscriminados.

Haizea dijo...

Bueno, esto nos va a dar para charlar durante horas, nena... no sabes hasta qué punto me reconozco en muchas de tus palabras, muchisimas en realidad... Me hago las mismas preguntas que tu, de hecho.

Lo unico que yo tengo claro es que tenemos que salir adelante, igual eso de tener una enfermedad grave y de por vida te hace replantearte las cosas, no lo sé, pero es lo que hay. El mundo es lo que es, solo que l@s que somos diferentes tenemos que encontrar nuestro camino... aunque no sea facil y esté lleno de piedras.

Prepara vino, cervezas y todo lo que haga falta para filosofia entre nenas, que creo que nos vendra bien!

Mientras, te mando un super mega abrazo, y no te olvides que te quiero mucho !

ninfasecreta dijo...

Querida Orquídea:

Gracias por ser como yo y odiar el consuelo flower power :-) Sí, hoy necesito pasar mi duelo. Estas semanas son de ésas que dan asco y uno necesita soltar lastre.

Sabes que tengo muchísimas ganas de veros y contagiarme de tanta felicidad que tenéis y merecéis. Espero que tú no puedas beber nada y me deis esos abrazos de oso que yo no fui entrenada para dar ni recibir pero que estoy aprendiendo a dar también.

Muchísimas gracias por tu cariño, preciosa. Un montón de besos a los dos.

ninfasecreta dijo...

Querida Haizea:

¡Ay, nena! Espero que esté todo más pausado y yo, como es habitual, resignada cuando tú vengas.

No sé si marear la perdiz servirá de mucho. Quisiera más bien volver a disfrutar como antaño hacía de casi todo, sin que nadie como decía el cartelito aquel del bar de Málaga "entrase ahora y me lo jodiese".

Muchos besos, guapa. Yo también te quiero

Miguel Alonso dijo...

Uuuuuffffff....
Hola Ninfa,
Lo primero es lo primero, me alegro de tu vuelta, no te puedes imaginar las ganas que tenia de volver a llenar mis ojos con tus letras... aunque por ello tenga que "soportar" que me definas como masoquista... Que le vamos hacer!!! Me queda el consuelo de no ser el único!!!
Oye Ninfa,
Esta claro que lo estas pasando bastante mal, me apena notarte tan baja, se que es difícil y complicado pero, por que no vuelves al camino del positivismo? Que ganas con la negatividad? Claro que es difícil... Y que?? Acaso alguien te vendió que la vida era fácil?? Por que no ves lo afortunada que eres por haber nacido aquí y no en un pobre país subdesarrollado!!! Entiende que en la vida todo son etapas y, aunque tarde ya te llegara tu buen momento!!
Ya te dije, en alguna ocasión, que la gente es muy envidiosa y eso te hace daño.
Joder!!! Creo que necesitas un par de sacudidas que te hagan recuperar tu vitalidad y vuelvas a ser tu. Vamos que mi amada ninfa nos ha enseñado que ella utiliza a sus partenaire y se merienda a los vampiros (de la índole que sean).
Bueno, no me quiero enrollar mas que empalago. No me hagas esperar tanto por ti que me aburre vivir sin la maravillosa ninfa. Gracias por tu vuelta.
Un besazo.

ninfasecreta dijo...

Sweet Miguel...

Un beso tierno

Eva dijo...

Non sabes a cantidade de persoas que nos sentimos representadas neste texto,enfoca as túas enerxías en escribir,sería todo un éxito.

José Coruña- dijo...

Simplemente las prioridades que tienes tú en la vida no corresponden a la mayor parte de la gente. Tú buscas lazos de verdad, más profundos. Quizás temas más espirituales y los demás temas más materiales. Para ser feliz lo que debes hacer es plantearte que quieres hacer realmente en esta vida. Y una vez que lo hayas elegido, ir a por ello SIN MIEDO. Cuando sigas el camino que deseas para conseguir ese objetivo, irán apareciendo en tu vida personas que estén en tu misma onda. El problema es que ahora al no tener las cosas claras, aparecen personas que tienen otros caminos y que no pueden acompañarte en el tuyo. ....se lo que digo ninfa.....ánimo

José Coruña- dijo...

....ánimo y no desesperes...sinceramente te lo digo por propia experiencia .......Simplemente las prioridades que tienes tú en la vida no corresponden a la mayor parte de la gente. Tú buscas lazos de verdad, más profundos. Quizás temas más espirituales y los demás temas más materiales. Para ser feliz lo que debes hacer es plantearte que quieres hacer realmente en esta vida. Y una vez que lo hayas elegido, ir a por ello SIN MIEDO. Cuando sigas el camino que deseas para conseguir ese objetivo, irán apareciendo en tu vida personas que estén en tu misma onda. El problema es que ahora al no tener las cosas claras, aparecen personas que tienen otros caminos y que no pueden acompañarte en el tuyo....de nuevo ánimo y pensar siempre en positivo