sábado, diciembre 29, 2012

Cruzar el mapa en busca de la felicidad

Como siempre que he de madrugar y rendir laboralmente al día siguiente, estoy desvelada. Como siempre que he de estar especialmente lúcida y descansar, tengo una migraña, he de tomar un triptán que me deja con los ojos como platos y mi neurona flotante corretea como loca por la superficie acuosa de mi cerebro...

Tengo mucho en qué pensar estos días. Mi primer proyecto de marketing, fruto de mi osadía y algo de talento, unido a la inmensa sabiduría y generosidad de Ana, arranca en estos días. Un reto que me asusta e ilusiona, no diría por igual, porque el miedo gana por varios cuerpos, pero ahí tengo a mi maestra Yoda, con la moral y fuerza que a mí me faltan. Gracias, querida Jedi.

Para más inri, ha germinado con fuerza la idea de dejar definitivamente Santiago. Soy infeliz aquí, llevo tres años intentándolo y aunque conservo tres buenos amigos, tienen sus vidas y yo siento que la mía está vacía, que no se va a reciclar en una sociedad en la que ya no encajo y con un clima que, además de malo para mi salud, directamente me desquicia. Ya no amo esta ciudad, ni tengo arraigo en ella. Ya no pertenezco a esta tierra. Necesito luz, sol, nuevas miras. Lo he intentado y no ha salido bien.

Deseaba volver a Madrid pero hace tiempo que lo he descartado. Es muy caro vivir allí con dos niños y, a decir verdad, tengo cierto miedo a regresar y que me ocurra un poco lo que me pasó al volver a Galicia: que las personas hayan cambiado, que ya no estemos en sus vidas y nos encontremos demoledoramente solos de nuevo. Madrid es una ciudad difícil, si bien cuando llegué tampoco conocía a nadie y salimos adelante y la gente es muchísimo más abierta. Pero las dificultades son mayores y si estamos muy solos, con esos precios será muy difícil subsistir... Aún cuando creo que el futuro, tarde o temprano florecerá allí.

Pero mi estado vital actual, que mira al presente y a la felicidad, piensa en un lugar que, independientemente de las personas que conozca o no, me haga feliz en sí mismo. Ese  lugar es Málaga. Un clima privilegiado, sol todo el año, luz y vida en la calle... Tengo una muy buena amiga allí. Sé que no estará pendiente de mí. Vive ya en pareja, es muy feliz y tiene su propio negocio pero es dinámica, auténtica y sé que me ayudará a entrar en su mundo. Y si no es así, tendré una terraza cálida, un clima estupendo para salir a la calle y gente abierta a conocer. Me da igual si no somos íntimos. Yo sólo quiero disfrutar un poco de la vida antes de apagarme definitivamente.

El sol es casi todo para mí, mi salud se resiente en todos los sentidos con esta permanente humedad y oscuridad. Necesito sentirme llena de luz por dentro y por fuera. Si fuese cien por cien autónoma me mudaría este verano sin dudar pero no todo mi dinero es mío. Si tuviera un currillo, aunque fuese pequeño que lo justificase, tal vez mi madre lo viese con buenos ojos... El caso es que se me ha metido entre ceja y ceja y eso es buena (o mala) señal...

Supongo que la economía va como el carajo pero yo aspiro a teletrabajar, con lo cual, es lo mismo aquí que en Málaga y para mí sería un sueño hacerlo en un lugar así... con mi Sonia, mi Antoñito, las catas, el vinito... "qué felices seríamos los tres, viviendo en mi casita de papel...".

Creo que esta situación tan atípica nos puede permitir, por fin, vivir la vida que nos dé la gana donde nos dé la gana. Un giro vital para hacer eso que no te atrevías. Como si hace falta vivir en el campo, mientras haya colegios cerca. No me gusta la hierba, todo hay que decirlo, pero si es barato y los niños lo pasan bien... ¿por qué no?

Y un porche soleado... qué sueño... Y unos finos con mi Soni, antes de que se convierta en mami, y después también, que hay que atender el negocio... Y una vida en calma, un poco feliz sin más...

Es tan bello soñar. Un pequeño sueldo que me haga independiente para volar...

Soni, yo te hago el plan de marketing para tus vinos, reina ;-D

Qué hermoso sería darle la vuelta al destino porque me da la gana.

¿No os parece la mejor idea que he tenido?


Y volar, volar tan lejos...

7 comentarios:

Luján dijo...

HOLA NINFA:Me parece una buena idea siempre y cuando te tomes tu tiempo y hagas las cosas en el momento justo.Usa el sentido común y trata de tener un mínimo de cabos atados para luego no entrar en una depresión peor, que ni el sol de Malaga pueda arreglar-Acuérdate de mi que iba y venía y me cansé de llorar en los 2 lados,pero eso si, me aguanté y me moví en el momento que considere el correcto y a día de hoy no me arrepiento-De cualquier modo,lo que aqui expresas esta mas que bien,es una ilusión,un proyecto futuro que con paciencia seguro llevaras a buen puerto-

ninfasecreta dijo...

Hola Luján querida:

Claro, por ahora es sólo un sueño que va tomando forma... pero empiezo a pensar que uno tiene que formar parte de su destino y si la vida que tiene no le gusta, hacer algo para cambiarla.

Yo ya he esperado a que la mía mejorase aquí y he visto con claridad que no lo hará. Me he dado cuenta que puedo vivir con el mismo dinero en otro lugar mucho mejor para mí... lástima que no soy cien por cien autónoma y no puedo decidir sola... pero tantearé el terreno.

Obviamente, están mis hijos en medio, no puedo decidirlo de un día para otro. Está su arraigo, su colegio, que ellos preferirían Madrid por sus amigos allí y yo, en parte, también, pero es mucho más caro. No es algo que pueda decidir en un mes, ni es seguro que pueda llevarlo a cabo. Lo que sí sé es que no puedo seguir languideciendo en un lugar que no me quiere y al que yo tampoco quiero ya...

Un beso.

José Antonio Castro dijo...

Escucha a tu cabeza y elige con el corazón. Mucha suerte.

ninfasecreta dijo...

Gracias Jose, ojalá pueda decidir yo sola...

Raúl Alberto dijo...

Al parecer nos toca un anio de cambios, yo tambien me voy a mudar la vida, a que es excitante el solo pensarlo y el hacerlo es dar ya un paso en ese destino, que haya suerte y buenas elecciones guapisima!

Félix Amador-Gálvez dijo...

Amiga ninfa, sí, me parece la mejor idea que has tenido. Esto está mal pero mal, y si alguien lo tiene que levantar somos los de abajo, con nuestro esfuerzo o nuestro emprendimiento.

Yo nunca he sido muy lanzado para montármelo por mi cuenta, y por eso aprecio más tu esfuerzo. Piensa, actúa y no dejes de soñar.

No sé si será más asequible vivir en Málaga, no lo conozco, pero me alegro de que estés un poco más cerca.

Te mando un beso enorme y ni que decir tiene que... espero buenas noticias en el futuro.

Chipsoni@ dijo...

Cariño, yo siempre he salido y hecho vida social con mis amigos, emparejada o no, asi que por eso no tengas pegas.
Vente, vente, que yo te echaré una mano en todo lo que puedas!!!!

Que bien :-D