miércoles, noviembre 21, 2012

Que os den

No hay nada como una buena dosis de adrenalina para sentirse vivo. De verdad, creo que me ha sentado hasta bien.

Hace un día hablaba de mi soledad, ésa que el que un día se llamó amigo mío ha dado a entender que me merezco por no comulgar con ruedas de molino como hacen otros con tal de tener a alguien en su cama. O por mi fea costumbre de elegir muy mucho de quién me rodeo. Incluso por mi negativa a agarrarme a ningún clavo ardiendo para no estar sola. Pues sí, estoy sola en muchos planos. En algunos a mi pesar pero en otros, sin duda alguna, por decisión propia.

Tiene gracia que, después de tres meses sin escribir para evitar que mi gusto por mostrar mis sentimientos sin pudor fuese utilizado contra mí, no hayan pasado ni 24 horas antes de la aparición de los inseguros, las chifladas y los cobardes de turno dispuestos a derribarme.

Me da lo mismo. No soy una persona que busque parecer buena o mala. Soy real. Ayer he tenido un día para olvidar en muchos sentidos pero, por otra parte, me he quedado la mar de a gusto poniendo a algunas personas en su lugar, ya que ellas desconocen cuál es.

Me importa un pepino que haya quien opine sobre mi estado emocional para atacarme. Ésta es mi casa, lo he dicho cientos de veces, y en mi casa hay que comportarse. El que no lo haga se expone a recibir de su propia medicina. Tratar de hacerme daño mediante la dialéctica es, simplemente, patético.

Espero que quien no sepa leer o se crea el ombligo del mundo recuerde que yo escribo para mí, no para enviar cartas envenenadas. Y que las personas sin sensibilidad ni cultura para entender lo que transmito a través de las teclas se abstengan de acercarse y vuelvan a leer cosas al nivel de su escasa altura intelectual.

Por lo demás, podría contar muchas cosas pero, salvo nuevas provocaciones, me voy a callar.

Ofrecí una amistad leal, honesta y blanca a alguien que no tiene arrestos para defenderla ni hacerse valer siquiera para evitar ser atacado por ello. El trofeo es un follón de la extraña pareja internáutica sin cerebro ni confianza que, sin siquiera conocerme, trata de convertirme en el centro de sus males. Que os den.

El que se cubra de mierda que haga el favor de no salpicarla a los demás para salvarse. Estoy hasta las narices de cobardes, histéricas y cazadores/as.

Y a los que no les guste... que se maten entre ellos. O se operen. Pero que me dejen en paz, que todavía hay clases.

He dicho.






9 comentarios:

Miguel Alonso dijo...

Con dos co....., Ninfa no cambies, hay etapas a lo largo de tu vida que, sin darte cuenta, te rodea la vulgaridad y la envidia y es muy contagioso... Tu estas demostrando que eres inmune a ello!!! Significas mucho para gente que, como yo, no tiene la facilidad que tu demuestras con la escritura, transmites fortaleza e ilusión... Olvídate de todos ellos (son minoría) y vuelve con nosotros... Vuelve Ninfa, te necesitamos!!!

ninfasecreta dijo...

Gracias corazón!

Me regañan por ponerme a su altura pero, a veces, el nivel de zafiedad es tal que hay que bajar el listón para que a una se le entienda.

Aquí estoy, dispuesta a armarla.

Un beso y gracias por tu maravilloso apoyo

Raúl Alberto dijo...

Esa es la Ninfa que recuerdo y adoro, que no permite que nadie le diga lo que debe o no debe hacer, mucha fuerza guapísima!!

ninfasecreta dijo...

Jajaja! Ha salido la bestia parda de Sin Censura!! No estoy orgullosa de lo que he tenido que decir en los comentarios pero tampoco arrepentida. Es la verdad y cuando la gente no respeta los límites y me usa para salvar du pellejo lo tiene muy mal conmigo. Y los desleales que prueben el amargo jarabe que reparten...
Un beso, queridisimo caballero.

La Orquídea dijo...

Parece que hay algunos que todavía no te conocen. :D
Un beso enorme!!

ninfasecreta dijo...

Pues sí, reina, sí... Que yo por las buenas soy muy buena pero por las malas soy muucho mejor.

Y me importa un güito ser políticamente incorrecta.

Un besazo, guapísima!!

Haizea dijo...

A mi también me gustas cañera, guapa, aunque a veces tuviera que sufrir de ello en el pasado... Creo que es lo que pasa cuando se juzga a la gente sin conocerla, lo que he leido lo confirma bastante...
Moralidad: que cada uno limpie delante de su puerta antes de meterse en la vida de los demas !!
Un besazo, preciosa !

Haizea dijo...

Se me ha olvidado decir que me reconozco mucho en la descripcion que haces de la "soledad por eleccion propia"... Solo sufro de soledad muy de vez en cuando, pero la verdad es que globalmente, me siento feliz y orgullosa de poder tener el criterio para eligir a la gente que me rodea. Mejor sola que mal acompañada, esto vale mas que nunca en este mundo en el que cada dia encuentro a menos seres que tienen lo que yo identifico como "valores"...

ninfasecreta dijo...

Jejejee! Haizea, ya sabes que la caña aquella era como un juego, tontaaaa.

Ya ves lo que pasa con la peña, que como no tiene nada en la cabeza se dedica a hurgar en la vida ajena. Una peste.

Besisss