jueves, febrero 18, 2010

Chocolate frente a la adversidad

Tengo una opresión en el pecho, una situación (como siempre) delicada y muchas dudas. Sin embargo, cambiando la dinámica de reacción ante este tipo de adversidad, he optado por hacer algo constructivo: me he zampado una palmera de chocolate. ¿No dicen que es antidepresivo? ¿No me merezco yo un poco de placer "adulto" a falta del oficial? ¿No estoy cansada de comprobar que derrumbándome no adelanto nada y las cosas no irán mejor así? Pues eso, decidí darme un capricho, ahora que, iniciada la década maldita, los kilos parecen llegar de no se sabe dónde para quedarse. Me pareció una buena terapia.

No me queda más remedio que empezar a pensar que no hay mal que por bien no venga. A lo mejor estoy quejándome la semana próxima -es más que probable- pero hoy no me da la gana de dejarme abatir. Me ha costado mucho retomar el ánimo y sé lo fácil que es irse al fondo. Siempre hay tiempo para eso.

Hoy he decidido solucionarlo con chocolate, algún relajante y este post.

Yo soy así. Todo el día hablando de mi libro.

6 comentarios:

La Orquídea dijo...

Cuando vaya a verte te llevaré un chocolate con avellanas que hacen cerca de aquí, que te vas a chupar los dedos.

Y será pronto. Te aviso para que luego no me protestes de los kilos. :D

Un beso.

Crika dijo...

plas, plas, plas....GENIAL, NINFA!! me gusta tu actitud ;)
Un beso dulce

ninfasecreta dijo...

Espero con ansia tu visita y el chocolate, Orquídea guapa!

Gracias, Criky, ya sabes que tú eres un genio en estas cosas.

Besos engordantes

angelos dijo...

Yo no voy a cercarme, pero si es necesario me uno a la causa chocolatil y te envio un chocolate a la pimienta -si, suena raro, lo se- que está de muerte.
Eso si, no me responsabilizo de los kilos...
jajaja


Besos

María dijo...

El chocolate es algo de lo que no me desenamoro desde que me separé: nunca deja de llamarme desde el frigo,siempre tiene besos dulces para mí y aunque engorda el fruto no tiene necesidad de pañales :)
Besos Ninfa y no te cortes, dale fuerte a cualquier cosa que tire de tí.

La fotógrafa... dijo...

Lo he hecho muchas veces pero más lo hago con la salsa picante, no sé es una manía creo. Mi madre dice que es la lombriz, nadamás.

jejeje ;)