sábado, febrero 14, 2009

Ecos del pasado

¿Qué podría contaros que no se volviese contra mí? Podría hablar de muchas cosas pero, unas por repetidas y otras por muy privadas, no me apetece compartirlas. Especialmente habida cuenta de que existen individuos/as que deciden que me conocen y pueden juzgarme por cualquier tipo de información que saquen de mis letras.

Mis amadas letras. Cada vez tengo más la sensación de que únicamente sirvo para esto y, después de una trayectoria laboral tan larga en este sector, no logro volver a encontrar mi sitio.

Me dicen constantemente que escriba una novela. Sin embargo, no lo hago por numerosas razones. Realmente, no me considero novelista, me falta esa constancia de crear algo que no sea pura inspiración. Mi estilo está más cerca de la crónica, incluso por carácter. Son concreta, directa y, como decía mi ex, con una curiosa capacidad para definir cosas, para la síntesis. Lógicamente, todo esto no casa demasiado con alargar ese proceso durante más de cien páginas.

Encima, lo de publicar cobrando (porque yo no invierto un duro en editar mi propio libro. Mi cuota de vanidad la cubre perfectamente el blog) es más difícil que ganar la primitiva así que...

Sigo en la batalla permanente en que parece haberse convertido mi vida. Eso sí, tengo un duende nuevo. Mi nueva compañera de piso ha sido la de arena para la cal que llegó poco después pero, así y todo, me siento afortunada. Hemos encajado bien, ese gracejo malagueño siempre me conquista.

Acabo de recordar que hoy es San Valentín. Sigo libre como los taxis pero tengo el corazón sosegado. No espero nada ni lo echo de menos y eso es bueno. Aunque, a veces, curiosamente, vuelven a mi mente algunas personas o imágenes.

Por ejemplo, siempre que me pongo los cascos y escucho a Luis Miguel, recuerdo a la misma persona. Quizá porque era el único hombre que no se avergonzaba de reconocer que le gustaba un cantante de masas políticamente incorrecto. Y por las letras, también, claro. Fue quien me descubrió que podía volver a enamorarme y, aunque no cuajó , le debo el haber despertado mi corazón. Es un recuerdo agridulce, no vuelvo gran cosa sobre él, nos salva el vivir a cientos de kilómetros de distancia pero... cuando me despisto, aparece entre las brumas del pasado.

Hay otra cara que también reaparece sin buscarla. Me ocurre cada vez que veo una moto, ya ves tú. No sufro ni padezco pero sigue provocando un vuelco en el estómago cuando algo me lo trae de nuevo a la mente, de modo inconsciente. Un paseo por los pueblos con encanto de Madrid, la nieve, un café especial que descubrimos juntos, una gran pasión y algún fin de semana de ensueño que sólo era eso... un sueño.

Aparcados los tengo a ambos en sus compartimentos estancos para seguir sola mi camino. Aún cuando no se portaron bien al final, me recordaron que estaba capacitada para sentir y en más de una ocasión, sacaron lo mejor de mí. Lo que tenía guardado. Me quitaron el miedo patológico que tenía a sentir por alguien. No me asustaba que no funcionase, me asustaba el simple hecho de pillarme yo. Lo mismo que les pasa a ellos en sus relaciones, sólo que yo ya llevo varios pasos por delante en esa faceta de la evolución emocional.

Confieso que preferiría recordarles y no sentir nada pero, al tiempo, pienso que es hermoso vivir sentimientos reales, aunque no sean ya otra cosa que recuerdos. Es agradable saber que tu corazón aún es accesible, aunque duela.Soy así, cuando alguien me llega dentro, en el modo que sea _amistoso, amoroso o familiar_, conserva su espacio dentro de mí. En ocasiones me gustaría ser de otro modo pero cada cual es quien es. Y yo soy Ninfa.

A ver si algún día ocurre el milagro de la coincidencia. Y si no, me apoltrono en mi apatía sexual y emocional, que también tiene cierto grado de serenidad agradable.

Aunque no logre borrar el pasado.

(Esta canción y más concretamente una frase, tienen un significado muy especial para mí. Lo entenderán los que me conocen. Ésta es: "Y amarte como yo lo haría, COMO UN HOMBRE A UNA MUJER, tenerte como cosa mía y no podérmelo creer..."). Así espero a que me amen algún día.


6 comentarios:

tu dijo...

a mi lo de escribir un libro me parece como componer música, una especie de milagro, tu escribes divinamente luego... te podría salir, si un día te apetece, inténtalo, yo creo que lo pasarías bien.
besos mil

Navegante dijo...

Hay otro cantante que, con una frase, definió la complejidad humana… “cada quien es cada cual y cada loco con su tema…”, un loco borracho, drogadicto, putero que sabía bien quien era… tal vez por eso me gusta como persona… como cantante es “otro cantar”, jeje.

Los recuerdos – buenos o malos- nos enseñan lo que somos y lo que queremos ser, no los borres, ni los escondas, “pobre de aquel que olvide su historia porque estará condenado a repetirla” así que… vive, disfruta… llegará lo que tanto ansiamos aunque solo sea por pesados y cabezones, nos lo merecemos y nos lo ganamos día a día.
Con lo de la novela - ¿Qué te digo?-. Yo soy como tú, la inspiración me hace escribir hacerlo porque si no me sale pero te contare un secreto… estoy escribiendo un libro de historias cortas, máximo 500 palabras y la verdad me gusta como va, tal vez algún día… Inténtalo, capacidad y preparación tienes de sobra.

Bsosss y salu2

Crika dijo...

creo que te entiendo perfectamente y tú lo sabes porque también me entiendes y me conoces a mí. El MODO APATIA es bueno para la superviviencia, imprescindible, mejor dicho, pero a la vez saber que puedes volver a sentir y pasarte a MODO SONRISA COLGADA también es imprescindible para poder seguir sintiéndote vida.
No estás sola y lo sabes, apóyate en todos los que te apreciamos.
Un beso amigo

ther dijo...

pufffff pues estamos cojonudas ambas dos. la realidad es la que es, una mierda. ya sé lo tuyo que en breve será lo mío.

un beso solidario.

Félix dijo...

La serenidad es una buena meta para la vida. Me lo voy a pedir para dentro de unos años.

Besos, que te veo muy gris.

ninfasecreta dijo...

Mucho lees entre mis líneas, querido escritor... Muy gris, sí, no es para menos.

Para mi próxima vida me pediré un hombre que sepa "verme-leerme", como tú.

Un beso

Ther, siento que tengamos que comprendernos de este modo. NO es justo para ninguna de los dos. Pero tú saldrás, tienes muchos recursos y apoyos. Así que tómatelo como algo transitorio. Unas vacaciones pagadas... ;)

Un beso


Criky querida, qué te voy a contar que no sepas... Que no tengo fuerzas estos tiempos. Sigo en modo avestruz.

Un besazo